Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Jueves 14 de Diciembre de 2017

Arriba

Top

Aire de Lyon en PROA

<!--:es-->Aire de Lyon en PROA<!--:-->

 

ARTE

 

La temporada 2012 de la Fundación PROA  se inició con la muestra Aire de Lyon, compuesta por obras que perturban, interpelan y nos invitan a la reflexión.

 

Por: Marifé Marcó

 

Desde Europa se ve a la Argentina como el fin del mundo. Los habitantes del otro continente que no tienen conocimientos precisos de geografía  piensan que Buenos Aires es la capital de Brasil o Chile. Algunos habitantes de nuestro país tampoco saben muy bien donde se encuentra Lyon, antigua capital de Galia ubicada al sureste de Francia,  que hoy es una próspera ciudad comercial donde —entre diversos festivales y eventos— se realizan dos bienales internacionales, una dedicada a la danza y otra al arte. El año pasado, la Bienal de Lyon contó con la curadora argentina Victoria Noorthoorn. Algunas de las obras exhibidas allí fueron traídas por la Fundación PROA, ya que como versa el refrán: «Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña». Esta fundación, desde hace años, dialoga con los grandes exponentes del arte a nivel mundial, como un puente que conecta el afuera con nuestro país y a la vez permite que  seamos visibles en otras latitudes. Gracias a este nexo, los que por diversas razones no pueden  viajar a todas las exhibiciones que se realizan en el mundo tienen la posibilidad de  disfrutar de aquellas obras legitimadas por el circuito internacional del arte que PROA pone a nuestro alcance.

Es una las  exhibiciones  más que inquietantes de estos últimos tiempos,  podría arriesgarme a decir que deja perplejo al visitante. Las obras de Aire de Lyon dialogan entre sí, impactan y  movilizan.

En esta ocasión solo me referiré a la metáfora artística de Marina De Caro y Cildo Meireles porque representan el presente y el futuro.

 

Una mirada hacia el futuro

El hombre semilla es una escultura de yeso y lana de Marina De Caro que se encuentra ubicada sobre otra obra, llamada La bruja, de Cildo Meireles. Este diálogo no tiene nada azaroso, es un golpe a la vista, porque inmediatamente nos devuelve la fe ante lo que pareciera nacer de un panorama negro construido con el prepotente tejido enmarañado de La bruja. Quedé absorta por unos minutos contemplándola, a lo lejos aparecía la escoba apoyada sobre una pared blanca; paradojalmente lo blanco puede ser la nada o la reunión de todos los colores.  Se yergue en un rincón enigmático, y vierte como un chorro de pintura negra tres mil kilómetros de hilo de algodón esparcidos como una alfombra en toda la sala y fuera de ella. Meireles se refiere a su obra como una especie de caos en el que se impone súbitamente un orden, un significado, una suerte de explicación. La escoba es ambigua y puede ser considerada como el principio y fuente de una enorme expansión, o tal vez como el punto final donde todo se contrae y se comprime. Contiene también otra paradoja, por el hecho de que en vez de limpiar, la escoba genera un embrollo caótico.

La contratara de la creación de Meireles es El Hombre semilla de Marina De Caro. Artista provocadora, su obra se destaca por su fantasía y atrevimiento. Desde hace más de diez años trabaja con tejidos y lanas, como si de alguna manera estuviera narrando algo que pasa en el tejido social. En el intento de la creación de nuevos entramados, De Caro hace surgir al nuevo hombre como una semilla de este tiempo, como una esperanza en una etapa de la historia de la humanidad donde lo efímero arrasa con el nombre del padre, donde las leyes vacilan mientras la violencia avanza.

Quiero finalizar este texto con las palabras de Marina De Caro, como una bocanada de aire fresco en medio de la densa bruma: «Todo empieza con un nacimiento. Nuestra realidad necesita nuevos formatos para ser abordada: políticos, económicos, sociales y sensibles. Es necesario el renacimiento de una nueva subjetividad».

Aire de Lyon
Fundación PROA

Av. Pedro de Mendoza 1929

 

Cierra el 24 de junio


En octubre se concretará la llegada a PROA de la primera retrospectiva sudamericana de la obra del gran artista suizo Alberto Giacometti, uno de los más importantes del siglo XX. Se presentarán más de 130 obras de la colección dela Fundación Albertoy Anette Giacometti de París, en un acontecimiento único.

[showtime]