Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Jueves 19 de Octubre de 2017

Arriba

Top

arteBA, provocadora y mutante

<!--:es-->arteBA, provocadora y mutante<!--:-->

ARTES VISUALES

Atrayentes como imanes, se presentaron las obras de arte, ubicadas en espacios bien calculados, precisos, susurrando mensajes a cada paso de los espectadores. Sin dar cabida a la improvisación, se desplegaron galerías, instituciones, fundaciones y empresas.

Por Margarita Gómez Carrasco

Finalizó arteBA. Como el zumbido de una abeja aparecen interrogantes: ¿es una feria donde se pone en acto el comercio del arte, o esta virando desde hace tiempo a la categoría de una mega exposición? Este año, el acento aparece puesto con fuerza en las instalaciones y las performances, son un plus para la mayoría del público que solo va a disfrutar y que no tiene posibilidades de invertir. Para esos amantes del arte, las creaciones invitan a reflexionar sobre la enigmática existencia. El arte, desde el psicoanálisis, vela una realidad innombrable y paradójicamente revela un mensaje, un sentido metafórico que el artista le imprime a su obra; esos objetos preciados que narran historias, denuncian o simplemente decoran, cualquiera sea su función, se instalan resistiendo a la muerte, muestran un trozo de historia y ayudan a sostener «la insoportable levedad del ser», según Kundera.

En otro plano, advertimos que en la trastienda del arte también se encuentran mezquindades, odios y amores, envidias y comercio voraz por detrás de la utopía de intentar transformar el mundo, en pos de mitigar la violencia humana.

Con la mirada ávida y furtiva del caminante, me detuve muchas veces ante los estallidos de colores, escenas de la vida cotidiana, mundos fantásticos y esculturas con narraciones brutales que ponían en jaque el sentido de la vida. En esas pausas cruciales del caminar, veía emerger desde las instalaciones dudas existenciales, trazos agazapados junto a pinceladas coloridas o monocromáticas que intentan hacer surgir un profundo sentido que reafirme la vida.

La performance Splatter morfogenético / Arlt Macschine destelló en el horizonte artístico, dejando azomar un poco de verdad cuando se propuso solamente «experimentar». Aún resuena en mí, una sabiduría encriptada en esta palabra.

Otra obra que me abrió un abanico de pensamientos fue Orgullo y prejuicio hobbit, más el desfile de unicornios de Nicanor Aráoz, un impactante escenario protagonizado por doce personajes entre humanos y fantasmas. Desfiles de unicornios, historias de amores y traiciones, y el desafío de dominar la alfombra voladora que pasea por la Feria.

Figuras mutiladas

Otra instalación que me inquietó fue la de Diego Bianchi y Sofía Bohtlingk presentada por la galería Sendrós, en la cual se erigían figuras mutiladas, evanescentes, estructuras atadas con alambre que tal vez representen la escena fantasmagórica del tejido social, presentada ahí como un resto. El futuro parece emerger como un resabio, como algo de lo que alguna vez pretendió ser. Pude leer también la vacilación de la ley, que bien podría estar escrita en ese rollo de papel higiénico inserto en una frágil estructura oxidada —si, me refiero a ese papel que utilizamos para limpiarnos cuando vamos al baño— que de acuerdo al ángulo en que nos parábamos, aparecía como figura principal o como fondo. Pensé entonces en lo siniestro y familiar de un sistema caduco. En escenas que se construyen según desde el lugar desde donde se mire, la silueta de un ser que parecía avanzar con una sola pierna, podía cobrar relevancia como figura principal o pasar a un segundo plano y confundirse en el paisaje aciago.

En otro pasillo, observé atónita la escultura de una mujer hecha con alambre de púas, obra de Marcos Figueroa llamada Libertad, que inmediatamente asocié a la histeria. Tampoco pude pasar por alto el carrito del supermercado cargado de tierra, obra de una artista latinoamericana exhibida por una galería de Miami (me tomo la licencia de dejar en suspenso su nombre de la artista para poner en primer plano el concepto de su creación). Inmediatamente viene a mi memoria un texto de Richard Morse, El espejo de Próspero, referido a un estudio de la dialéctica del nuevo mundo, un ensayo que examina las Américas del Sur no como victima o como problema, sino como una imagen especular en la que América del norte podría reconocer sus propias dolencias, ya que, como sabemos, un espejo nos da una imagen invertida, metáfora que representa un anverso y un reverso de los prósperos Estados Unidos.

Fueron muchas las imágenes abstractas que me llevaron por mundos siderales, y que en esta nota pongo al alcance de los lectores que no pudieron asistir a este verdadero festival de los sentidos a través de mis fotos.

Para finalizar, me referiré a las presentaciones en el Auditorio, donde se hizo hincapié en la revalorización del espacio publico a través de la Colección del Espacio, donde se planteó a la ciudad como soporte artístico.

Las entrevistas que marcaron surcos fueron la de Alicia de Arteaga a Pablo Siquier y la del maestro Rogelio Polesello realizada por Florencia Braga Menéndez. De ambas resultó la impronta del recorrido, el compromiso y las elecciones que hicieron estos artistas en su trayectoria.

Sin prisa y sin pausa, arteBA cerró sus puertas hasta 2013. Me quedó la sensación de que en su continuo movimiento, ha trascendido su lugar de feria con f minúscula, traspasó un espacio, y de esta forma modificó el lugar que la caracterizaba anteriormente, donde solo se desarrollan transacciones comerciales: hoy aparece articulada en otro plano. Ha dado un salto cualitativo, es un esforzado trabajo que le ha llevado años. Por eso, me aventuro a decir que el mercado de arte se atrevió a mutar en función del compromiso social.