Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Miťrcoles 18 de Julio de 2018

Arriba

Top

Batman, un drama cl√°sico en clave posmoderna

<!--:es-->Batman, un drama cl√°sico en clave posmoderna<!--:-->

 

El famoso cuadro de Goya ¬ęEl sue√Īo de la raz√≥n produce monstruos¬Ľ (especialmente porque los monstruos est√°n simbolizados por murci√©lagos) le presta el nombre a lo que siento en este instante, luego de salir del estreno de El Caballero de la Noche asciende. Es cierto que hay mucha gente ah√≠ fuera que de Batman no tiene otra imagen que la de Adam West en calzas grises lanz√°ndose a los batitubos. Pero esa fue, cuarenta y cinco a√Īos atr√°s, una caricatura. All√≠ los buenos son muy buenos, y los malos, bueno…, son muy buenos en eso. Esta trilog√≠a que finaliza es otra cosa.

 

Por Roberto A.

 

Con este film se cierra el tercer acto de un drama cl√°sico en clave posmoderna. El escritor y director brit√°nico Chris Nolan nos presenta una galer√≠a de personajes que, como Ca√≠n (el √ļnico hermano que sobrevivi√≥, es decir, nuestro antepasado), ostentan sus Faltas como marcas sobre sus frentes. Como dijo su director: ¬ęEl tema de la primera parte es el miedo; en la segunda, el caos; en la tercera, el dolor¬Ľ. Todos pasan de v√≠ctimas a victimarios en alg√ļn momento. Y en otro, retornan. Todos son hu√©rfanos. La diferencia radica en qu√© hace cada uno con esa Falta.

En esta Bati-Realidad, parafraseando al Dr. House, ¬ęTodos mienten¬Ľ. Los Buenos y los Malos. Y nosotros, el 99% restante, tambi√©n encontramos alguna excusa. Veamos al incorruptible y sagaz polic√≠a John Blake (otro hu√©rfano): no duda en censurar la debilidad moral de su mentor, el comisionado Gordon, cuando minti√≥ a la ciudad ¬ępor la seguridad de ellos¬Ľ. Estando al cuidado de un grupo de ni√Īos, Blake se enfrenta al Apocalipsis; no duda en mentirles para ¬ęahorrarles el miedo en sus √ļltimos momentos¬Ľ.

Batman, como alguna vez coment√©, vive un duelo sin fin y sin cierre. Primero sus padres, luego la mujer que ama. Se debate entre la Venganza y la Ley. Tal dilema lo hace un marginal, y tambi√©n un poquito cuc√ļ. Su depresi√≥n bordea lo cl√≠nico. Es salvado por tres figuras imperfectas pero fieles a toda prueba, que toman, cada una, parte del rol paterno: su mayordomo (su consejero), su gerente (su proveedor) y el comisario (la Ley).

Han pasado ocho a√Īos desde que el adalid de la ley Harvey Dent (el archivillano Dos Caras) muri√≥ a manos del comisionado de polic√≠a Gordon. Batman asumi√≥ la culpa y desde entonces pas√≥ sin escalas de h√©roe a villano. A partir de all√≠, se desarrolla una extraordinaria pel√≠cula de comics, con villanos redimidos, h√©roes ca√≠dos, traiciones de √ļltimo momento, salvaciones imposibles.

El escritor y director brit√°nico nos presenta la historia de un planeado genocidio con ropajes de falsas proclamas de justicia social. Como dice un personaje, en medio del vandalismo: ¬ęEsta era la casa de alguien¬Ľ. Otro le contesta, sin parar la rapi√Īa: ¬ę¬°Ahora es la casa de todos!¬Ľ. Una venganza disfrazada de revoluci√≥n. Todos mienten. La derecha y la izquierda.

En la aparentemente pacificada Ciudad G√≥tica, los ricos son opresores corruptos atrincherados detr√°s de una Ley de Seguridad que lleva el nombre de un m√°rtir p√ļblico (pero archivillano secreto). S√ļbitamente llega la revoluci√≥n anarco-socialista, y ellos son masacrados bajo la ley de los ¬ętribunales populares¬Ľ. El l√≠der de la revoluci√≥n es un archivillano cuya agenda no es la justicia social: es la destrucci√≥n masiva, sin distinci√≥n de clases. La mitad de sus seguidores son marginales desesperados arrojados a las cloacas por una beneficencia negligente; la otra mitad son mercenarios crueles y despiadados. El Arma de Destrucci√≥n Masiva fue concebida como un generador de energ√≠a limpia que deb√≠a salvarnos, no matarnos. Y el 99% (nosotros) se esconde en sus casas, con la vana esperanza de que venga el Gobierno y todo termine pronto.

Y el mensaje no podría ser más políticamente actual y confrontativo: solo el individuo puede hacerla diferencia. Soloel sacrificio de uno puede salvar a muchos. El héroe es el que inspira al resto. El líder va ala cabeza. Elresto lo sigue.

Envuelto en paradojas, Bruce Wayne se da cuenta de que, si no teme morir, morir√°. Y, si teme a la muerte, eso le dar√° la chance de vivir. Pero, para poder sobrevivir, deber√° arriesgar la vida. Para salvar a su ciudad, primero hay que ascender. Y finalmente, para poder salvarla de verdad, deber√° matar a Batman y a Wayne.

El comisionado, enfermo de culpa, se redime. El mayordomo, para salvar lo que m√°s ama, debe perderlo. El eficiente administrador del imperio Wayne ve impotente c√≥mo la fortuna se esfuma. El archivillano de turno prende fuego al mundo por amor a una mujer. Un personaje planea el Apocalipsis porque ¬ęno amaba a su padre, hasta que lo mataron¬Ľ. Otro, ocup√°ndose ego√≠stamente de su salvaci√≥n particular, termina siendo instrumental en el rescate del mundo‚Ķ

Dicho todo esto, ¬Ņustedes creen que este manifiesto psicol√≥gico-sociol√≥gico-pol√≠tico cabe realmente en una pel√≠cula ¬ępochoclera¬Ľ para vacaciones de invierno? Si lo creen, est√°n mas cuc√ļ que Bruce Wayne. ¬ŅQu√© mejores ingredientes para hacer de esta la mejor pel√≠cula del a√Īo?

[showtime]