Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Mircoles 20 de Setiembre de 2017

Arriba

Top

No Comments

Carlos Castel y las «instrucciones» de su entorno

Carlos Castel  y  las «instrucciones» de su entorno

Por Enrique Mitjans

Si en el proceso de la producción artística en cualquiera de las disciplinas que componen lo que hoy entendemos por artes visuales, se produce una creación o recreación, una reconstrucción o interpretación, en la fotografía lo que sucede es definitivamente una historización y recreación de un momento, más allá de cómo se decida preservarlo en el tiempo.

El momento ya existía, estaba creado, estaba allí para ser capturado por el artista atento y abierto a descubrirlo, o ya fuera que el mismo hubiera sido montado a los efectos de proceder a realizar el posterior registro.

El artista decide registrar ese momento porque siente que es ese el único, el que merece la pena, y del cual necesita dejar la impronta de lo que está viendo. (1)

En dicho registro e impronta ya está el embrión de la obra; en tanto y cuanto el artista fotógrafo decida darle corporeidad, tenemos una obra de arte (me pregunto si ya la tenemos al ser capturada por la cámara). Si la misma es tan solo para deleite y satisfacción del creador, o si decide compartirla exhibiéndola a sus allegados o al gran público, es tan solo una elección y no por ello deja de ser arte.

Carlos Castel (1976), profesional de larga trayectoria en el mundo del diseño, particularmente digital, músico y compositor, un creador, me invitó a acercarme a sus registros fotográficos sorprendiéndome por la belleza y calidad de las imágenes, las cuales cautivaron mi mirada y atención al instante.

Simultáneamente escuchaba atento su relato sobre la descripción del entorno en el cual se encontraba, y como el mismo le dictaba instrucciones de las cuales emergían imágenes, textos, música y poesía, así como profundas reflexiones.

Tal vez desde ese motel con habitaciones a oscuras, desde la vista aérea de esa calle ya quieta con apenas un nocturno transeúnte, o desde esa sala donde se encuentra la dama reflejada en el espejo, desde ese misterioso e inquietante y aún así hermoso Cinema, o desde donde se encuentran esas mujeres a las puertas de un baño público, se podía escuchar o percibir música, conversaciones, risas o lamentos, o el sonido de los grillos acompañando a ese señor caminando de regreso a su morada por un camino de aparente calma y paz.

De una u otra forma mi intuición me dicta, que todos esos sonidos o silencios nocturnos, las reflexiones que pueden provocar, o la música y poesía que pueden inspirar, tanto a un creador como a quien solo contempla, están en Carlos al momento de su búsqueda, de su decisión de querer dejar un registro porque lo merece.

Estas fotografías son el resultado de una búsqueda e investigación meticulosa, nos transmiten una gran profundidad, captándonos y atrayéndonos al trabajo y al mundo de Carlos Castel.

Carlos es un artista emergente y al cual deberíamos seguir, mantenernos atentos a su evolución y al cual le auguro un futuro promisorio dentro de nuestra escena artística.

(1) John Berger. Para entender la fotografía. Penguin Classics, 2013