Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Mircoles 22 de Noviembre de 2017

Arriba

Top

No Comments

Colección de Arte Argentino

Colección de Arte Argentino
Por: Mgter. Silvia Marrube

La colección del Museo “Eduardo Sívori” muestra en forma cabal la trayectoria de las artes plásticas argentinas. Su patrimonio se acrecienta permanentemente no sólo gracias a las compras directas y donaciones sino a través de su sistema de salones como el “Manuel Belgrano”, el Salón de Manchas y la Bienal de Tapices.

La presente muestra se inicia con los maestros de la “Generación del Ochenta” y el proyecto europeizante que en las artes plásticas se manifestó a través de un academicismo ecléctico junto a elementos que provenían del clasicismo, del romanticismo y del realismo con ciertos toques de pintoresquismo local.

A fines del siglo XIX hicieron su aparición las primeras manifestaciones de una pintura lumínica con temas tratados al plein air. Será recién a comienzos del siguiente siglo, cuando se introduzcan cuestiones renovadoras en el ambiente plástico local, que la luz y el color se constituyeron en los protagonistas de las nuevas corrientes estéticas que llegaban al país. Ellas representaban además, una ruptura contra el academicismo dominante del momento, al  incorporar una proyección espiritual y simbólica sobre la naturaleza, que se plasmaba en las composiciones del período. En la época de los centenarios la cuestión de la definición de la identidad  ocupó los centros de debate intelectuales  y  fueron los pintores del Grupo Nexus, quienes a través de una producción que reflejaba ciertas innovaciones que provenían del impresionismo, adhirieron a diversas formas de paisajismo, de regionalismo e incluso la visiónde España para encontrar la esencia tradicional de nuestra forma de ser.

Durante la década de 1910 emergió el denominado Grupo de los Artistas del Pueblo o Grupo de Boedo, que dentro de las tendencias realistas del momento, realizaron una obra de fuerte crítica social y de difusión del arte en sectores marginales de la sociedad. La década siguiente significó la introducción de  lenguajes renovadores en la labor de los artistas locales, que no incorporaron el proyecto utópico de transformación social y de crítica a la institución “arte” propio de las vanguardias europeas. La renovación fue esencialmente formal y participaron los artistas nucleados alrededor de la revista Martín Fierro o también conocidos como el Grupo de Florida.

La pintura que se produjo a partir de los años 30 no fue de vanguardia pero sí significó una innovación lingüística. Cada artista con propuestas personales adhería al llamado “retorno al orden”, que tuvo lugar en Europa después de 1924. Combinaron elementos provenientes de las vanguardias históricas, en especial del cubismo, el expresionismo, el surrealismo y el retorno a las tradiciones figurativas. También convivieron junto a estas manifestaciones otras  de carácter neo humanista o de un realismo crítico donde la renovación formal se unía a la significación política y revolucionaria de la obra de arte.

Contemporáneamente, en el barrio de la Boca se fueron agrupando un conjunto de artistas, que registraban la vida del popular  puerto, desligados de toda tradición académica, unidos temáticamente por un lenguaje sencillo de repercusión popular.

En los años cuarenta las producciones estéticas fueron diversas. Así aparecieron en el panorama plástico local tendencias de tipo surrealistas que combinaban elementos simbolistas y neorrománticos. Uno de ellos, el grupo Orión, de formación ecléctica con acentos líricos, fue  girando hacia propuestas del neo cubismo y del expresionismo proveniente de la Escuela de París, presentes desde la década anterior. En 1945 surgió el primer movimiento con carácter de vanguardia en el país, el llamado arte concreto. Reunidos en la Asociación Arte Concreto-Invención, ese colectivo artístico se basó en el espíritu tecnológico de la época. Para ellos el arte debía crear un lenguaje universal y la obra debía estar concebida por el espíritu antes de su ejecución. No recurrían a los elementos formales de la naturaleza, ni de los sentidos, ni de la sensibilidad. Por el contrario la composición debía estar construida por los elementos plásticos puros y su ejecución debía ser simple, con una técnica mecánica y antipersonal, resultando de ello la claridad absoluta de la misma. Del grupo primitivo se desprenden “Madí” que otorgaba mayor libertad y fantasía a la obra y el “Perceptismo” aplicando la tela recortada al muro rompiendo de esta manera con el marco de encierro.

Disuelta la Asociación Arte Concreto-Invención en 1952 se constituyó el grupo  de Artistas Modernos de la Argentina y en 1955 la Asociación de Arte Nuevo,  que reunió a concretos independientes y abstractos libres. En 1957 artistas de formación abstracta formaron el grupo Boa, siendo el su planteo no tanto de base geométrica sino que también incorporaron grafismos y manchas a la producción de la obra. De esta manera un conjunto de pinturas realizadas entre 1946 y 1960 representaban las distintas expresiones concretas, abstractas, ya fuesen  de carácter geométrico o lírico, y que se inscribieron en la historia del arte argentino.

El Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori, anuncia la apertura de la muestra Colección de Arte Argentino, el 8 de marzo a partir de las 10, en Av. Infanta Isabel 555, frente al puente del Rosedal de Palermo.
Las exposición podrá visitarse de martes a viernes de 12:00 a 20:00 y sábados, domingos y feriados de 10:00 a 20:00 hs.