Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Martes 22 de Agosto de 2017

Arriba

Top

No Comments

Argentina 2001 ¿Grecia 2011?

Argentina 2001 ¿Grecia 2011?

Crisis económica europea e inestabilidad en los mercados mundiales

Por: Marcos Larre.

El país heleno se encuentra inmerso en un desequilibrio económico que sacudió a los mercados internacionales e instauró el desconcierto en el propio territorio, donde se llevan a cabo huelgas y diversas movilizaciones que permiten trazar una similitud con la catástrofe sufrida en Argentina en 2001.

[showtime]

El símbolo del euro €, desarrollado por la Comisión Europea, está inspirado en la letra ε, épsilon, perteneciente al alfabeto griego. La selección se realizó para hacer referencia a la inicial del continente y, además, se intentó forjar la idea de estabilidad dentro del área euro con las dos líneas paralelas que posee el símbolo. Qué paradoja.

Grecia arrastra una sucesión de ajustes fiscales y su economía, que se contrae desde hace tres años, es poco productiva y ha perdido competitividad dentro del marco del euro. De esta manera, los préstamos se sucedieron y el país se ha endeudado excesivamente con el objetivo de compensar sus falencias.

El país del sureste europeo dispone de fondos suficientes solo hasta noviembre y requiere con urgencia el préstamo de 8 millones de euros correspondientes al sexto y último tramo del plan de rescate para evitar el default económico. Los socios del continente son conscientes de la situación, aunque le exigen al gobierno heleno más recortes para reducir el déficit público hasta el 7,5 % del Producto Bruto Interno frente al 8,6 % que el país estimaba para fin de año.

Si bien lo más sobresaliente para la prensa local y mundial son las efusivas manifestaciones y las huelgas que acontecen en los principales centros del país, al igual de lo ocurrido en la Argentina, las comparaciones entre las dos crisis son valederas por diversos motivos que escapan a la violencia y al descontento general.

El país latinoamericano, al igual que su par europeo en la actualidad, tenía déficit fiscal, alto desempleo y se encontraba en recesión. Además, ambos empezaron a acumular millonarias deudas de las que posteriormente no fueron capaces de hacerse cargo.

Por otro lado, es necesario marcar las diferencias que separan los dos contextos. En su momento, el país americano anunció la devaluación de su moneda y, más tarde, un congelamiento de miles de millones de dólares en depósitos bancarios. Esta decisión impopular denominada en la jerga cotidiana como «corralito» no fue aceptada por la población nacional que se manifestó violentamente.

Los líderes del país europeo no hablan de la posibilidad de imponer límites a los flujos de capitales (romperían las reglas de la Unión Europea). Para sustentar los fondos, los bancos griegos incrementarán su dependencia del Banco Central Europeo a cambio de títulos.

Por otra parte, la principal diferencia en cuanto a la crisis del país helénico y la sufrida en la Argentina es que Grecia cuenta con el apoyo de la zona euro, que incluye a economías poderosas como la francesa y la alemana.

Si bien la líder del país germánico, Angela Merkel, afirmó que un cese de pago de la deuda griega no estará permitido, ya que le restaría credibilidad y confianza a la zona euro, no restringe el apoyo a su par, como lo hizo el Fondo Monetario Internacional con la Argentina en 2001 cuando decidió suspender los desembolsos en el país.

Hasta el momento, no hay signos de pánico en el país heleno, aunque el inminente default que se pretende impedir podría convertir la situación en un espejo de lo acontecido en el país latinoamericano durante el gobierno de Fernando de la Rúa. Mientras tanto, los mercados mundiales se mantienen a la expectativa y fluctúan entre subas y bajas producidas por la inestabilidad financiera que se ha experimentado durante los últimos meses.

Por: Marcos Larre.