Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Lunes 26 de Junio de 2017

Arriba

Top

No Comments

El difícil trabajo de buscar trabajo

El difícil trabajo de buscar trabajo

Por Gimena Rubolino

Cuando estamos desempleados o tenemos deseos de cambiar de trabajo, es importante encarar el tema con seriedad y organizar un plan de búsqueda para obtener buenos resultados. En esta nota, te contamos los detalles más importantes.

Ante todo es importante tener en claro qué tipo de trabajo queremos conseguir, a qué estamos apuntando.

El especialista y Contador Guillermo Elesgaray afirma que tenemos tres caminos para buscar trabajo: una son los medios de comunicación donde aparecen avisos, sitios de internet, diarios, etc. Otra de las formas es ofrecernos a aquellas empresas o lugares en las cuáles queremos trabajar y la tercera forma es a través de gente conocida, es decir, a través de una red de contactos.

El problema de la primera opción es que competimos con muchos postulantes, la competencia es muy grande y tenemos menores probabilidades de quedar seleccionados.  En muchos casos, son muchos los postulantes que no son convocados para la entrevista inicial dado que los reclutadores ni siquiera llegan a leer sus currículums.

«A veces leen los primeros cincuenta, eligen diez que ya dan por el perfil y cierran el proceso» afirma Guillermo.

La segunda opción es investigar la empresa que queremos ofrecernos, averiguar quién es el gerente de recursos humanos de esa empresa y postularse, escribir una carta explicando los motivos por los cuales  queremos trabajar en esa empresa.

La carta no debe ser demasiado extensa pero sí explicativa y tener argumentos sólidos que justifiquen nuestros deseos de pertenecer a la empresa para la cual nos estamos presentando.

La tercera forma, la red de contactos es la más eficiente porque  se informa a nuestros contactos que estamos buscando trabajo y a mayor cantidad de gente que le informemos,  mayor va a ser la  cantidad de gente le va a llegar la información de que estamos buscando trabajo.

«Hay que tener en cuenta que buscar trabajo es un trabajo, requiere tiempo y dedicación», sostiene Guillermo.

«Yo tuve una época que me quedé sin empleo y lo que me resultó efectivo fue la red de contactos. Es muy importante aprovechar una persona pero hay que usar esa arma de forma inteligente, llamarlo una vez y comentarle que estamos buscando trabajo. Siempre es conveniente llamar a la gente que más confianza se tiene», agrega.

«Es importante no pedirle trabajo a la persona. No es que esté mal pero sí genera un compromiso a la otra persona. Con comentarle es suficiente, si la persona tiene algo para ofrecernos lo va a hacer y sino es importante prestar atención a la charla porque puede surgir alguna idea o contacto nuevo para seguir buscando»  explica Guillermo.

«Pidiendo información, mi mensaje de que estoy buscando trabajo va  allegar a mucha gente, cuando genere la oportunidad, al momento de tener una entrevista de selección no voy a estar en una situación en la que haya tanta competencia», agrega.

Otro blanco donde se puede apuntar es la consultora. Es importante estar en la base de datos de las consultoras, algunas están especializadas en la industria farmacéutica o en bancos, etc.

La segunda parte de este proceso de búsqueda laboral, es la entrevista.

Es fundamental ir presentable, arreglado. El currículum es la primera impresión y luego la entrevista es en el momento en donde hay que ratificar todo lo que pasa en el currículum.

También es importante visitar la web de la empresa en cuestión antes de ir a la entrevista y llegar puntual, cinco o diez minutos antes.

«Si nos hacen esperar tres horas no hay que esperar a que lleguen las tres horas. A la media hora hay que preguntar si nos van a atender porque eso va a ser una forma de hacerse valer» explica Guillermo.

«También es importante estar tranquilo. Es común que en una entrevista laboral se generen espacios de silencio en dónde el entrevistador está pensando qué nos va a preguntar, es importante respetar esos espacios» agrega.

Con respecto a la pregunta de fortalezas y debilidades, es fundamental buscar características de nuestra personalidad que sean una debilidad, tenemos que dar un motivo qué reconocemos y estamos trabajando para solucionarlo o ese defecto que sea una virtud para aquel que nos quiera tomar.

Otra cuestión es la pregunta de la remuneración pretendida, muchas veces no sabemos qué decir.

«Primero hay que tratar de no decir. La respuesta puede ser quiero ganar un sueldo de mercado que esté acorde con mi puesto y en ese momento es conveniente dar una cifra aproximada. También hay que tener en cuenta si hay otros beneficios: si el trabajo me queda cerca, tengo un buen horario, comedor en planta, etc.» explica Guillermo.

El último momento importante de la entrevista es el cierre.

«Preguntar si me van a llamar o no después de la entrevista. Probablemente nos digan que van a ver a más gente y en una semana van a estar tomando una decisión. Es importante preguntar si podemos llamar nosotros para consultar» sostiene Guillermo.

«Con respecto a las referencias en el currículum es conveniente no ponerlas. En caso de que las pidan, debemos saber a quién van a llamar y elegir una persona que pueda hacernos quedar bien», concluye.

Encontrar un trabajo que nos resulte conveniente y nos permita desarrollarnos profesionalmente es una tarea que requiere compromiso y dedicación. La perseverancia es la clave del éxito.

Existen muchos sitios web con información y consejos útiles para saber dónde postularse y ser conscientes de las ventajas y desventajas que tiene cada una de las distintas formas de encontrar trabajo.

El desarrollo de las redes sociales y la interacción digital favorece la ampliación del número de contactos y si sabemos aprovecharlos los resultados pueden ser muy positivos. Es cuestión de insistir hasta cumplir nuestro objetivo.