Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Martes 26 de Setiembre de 2017

Arriba

Top

Entrevista a María José Herrera, directora artistica del MACBA

<!--:es-->Entrevista a María José Herrera, directora artistica del MACBA<!--:-->

Sección Arte

«Si uno está mostrando arte, está mostrando el fruto de la creatividad; entonces lo que tienen que hacer estos cuadros es servir de disparadores para la propia creatividad del visitante».

Por: Lucía Gervan

María José Herrera, licenciada en Artes, se incorporó al MACBA (Museo de Arte Internacional Contemporáneo en Buenos Aires) como directora artística.
«Sin dudas es un desafío para el que me siento preparada y me entusiasma. Hice muchísimas cosas en Bellas Artes y espero poder hacer muchas también en el MACBA», afirmó María sobre su reciente incorporación. Desde 1987, María José trabaja en el Museo Nacional de Bellas Artes. Ha realizado la investigación y los guiones curatoriales para diversas exposiciones, como asistente y como autora. Desde el año 2000, está a cargo del Departamento de Investigación del MNBA, y en 2006 ganó por concurso la jefatura. Es responsable de la curaduría de las exposiciones permanentes de las salas del MNBA. En el ámbito internacional, curó exposiciones en Brasil y Chile. En 2007, fue elegida presidente de la Asociación Argentina de Críticos de Arte, institución de la que forma parte desde 1994. Su cargo fue reelecto para el período 2011-2013.

Nos gustaría que compartieras con nosotros tu experiencia de liderar un proyecto tan importante como es el MACBA, que nos cuentes como lo encaras, cómo planificas el futuro y cuáles van a ser las acciones previstas para el primer año.

En principio, encaro este proyecto como un desafío grande que tiene que ver con poner en funcionamiento una institución. El edificio ya está, la conexión ya está, es todo muy lindo y bueno como ya se puede ver, pero todo esto hay que llenarlo de actividades, fundamentalmente educativas. Nuestra misión es que toda esta colección sirva para conocer el arte internacional y argentino, y fundamentalmente para educar el gusto y la apreciación por el arte. En la educación, la cuestión es esta. Luego, con respecto a las exposiciones, lo fundamental es el intercambio internacional, traer muestras de afuera y llevar nuestras exposiciones afuera es prioridad uno; de hecho, ya tenemos una muestra itinerando desde el comienzo del año, y el MACBA, antes de tener el edificio, hizo ya cuatro exposiciones itinerantes de la colección. También, parte del programa es la itinerancia interna en Argentina, a las principales ciudades provinciales; eso ya se está realizando, y los proyectos del año que viene son dos, producidos por nosotros, que son grandes, la de Espinosa, que va a tener tres itinerancias en el interior y la hacemos conjuntamente con la colección Espinosa, y la de Martorell, que la hacemos con un Museo Provincial de Bellas Artes, inaugura en Salta y viene a Buenos Aires, y probablemente tenga otros destinos; pero en principio ya tenemos esos dos. Y la idea es esta, llenarlo de actividades que sean enriquecedoras para la comunidad, pensando en todos los públicos posibles; que el público no es uno, sino que son distintas apetencias/necesidades, y hay que tratar de cubrir la mayor cantidad posible.

¿Cuáles son los aspectos claves en los cuales vas a centrar tu gestión?

Básicamente, poner en valor la colección en cuanto a contenidos, es decir, hablar sobre la geometría teniendo en cuenta la importancia que la geometría tiene en el arte argentino desde la década del 40 a la actualidad, que es donde más se afianzó. La Argentina ha formado parte de los movimientos internacionales, ha aportado a los movimientos internacionales de manera contundente con el arte concreto, con el arte cinético y óptico, y es entonces uno de los principales objetivos del MACBA desarrollar, contextualizar, historiar la geometría y darla a conocer en todas sus formas, tanto en lo que es histórico como en lo que es actual, y básicamente hacer de MACBA un lugar de referencia donde se pueda hablar, discutir, polemizar varias generaciones; no solo los históricos, sino los históricos que están vivos y los jóvenes, y poder hacer un lugar de pensamiento, de reunión, un lugar donde uno pueda encontrar esa mezcla de entretenimiento y conocimiento que puede proveer un museo. Esas dos cosas.

A diferencia de otros museos, el MACBA tiene un marcado perfil geométrico, tema a veces no tan ahondado por otras instituciones. ¿Cómo consideras que se desenvuelve la geometría hoy en el arte contemporáneo? ¿Ustedes buscan también clarificar a los visitantes una temática a veces complicada de entender?

En principio, la exposición que tenemos en este momento tiene varios núcleos, los cuales explicitan esas cuestiones geométricas que están puestas en juego. Por ejemplo, el primer piso se llama «Orden e inestabilidad», el cual explica, de alguna manera, cómo en una composición pueden predominar, en una geometría, el orden o la inestabilidad. Otro núcleo es acerca del color. Es decir que tratamos de dar un ordenamiento dentro de lo que sería el lenguaje de la geometría. Y la geometría es un lenguaje que yo creo que es apto para todo público en el sentido de que, al no tratarse de símbolos o de cosas que están relacionadas con algo exterior a sí mismas, todo el mundo teóricamente la tendría que entender, y a la larga también disfrutar, con ayuda de la información de los objetos que la visitas guiadas ofrecen.
Con respecto a cómo se desenvuelve la geometría en el arte contemporáneo, hay diferencias entre la geométrica histórica y la geometría contemporánea; la geometría histórica tuvo muchos preceptos y manifiestos que le impedían hacer ciertas cosas: invención, nada de referencia a otras cosas, colores puros, entre otras. Creo que la geometría actual se ha liberado de los preceptos e incluso tiene referencias al mundo exterior; son geometrías que están inspiradas en motivos decorativos u ornamentales, como el caso de Pablo Siquier, por darte un ejemplo, o en la pantalla de la computadora, como Gabriela Goer y Gachi Hasper. La geométrica contemporánea es una geometría que, basándose en algunas ideas desarrolladas por la geometría histórica, ha avanzado usando otros instrumentos que la geometría de ese entonces no tenía, la computadora uno de ellos; entonces no es solamente una cuestión de trabajo matemático-geométrico, sino que pueden ser la geometría, la matemática, la computadora, y las imágenes de la ciudad; por ejemplo, lo urbanístico y lo arquitectónico son también geometrías, y son entonces temas de la geometría contemporánea. Esa es la gran diferencia.

¿Cuáles consideras que van a ser los mayores desafíos y las posibles adversidades del intercambio cultural que el MACBA busca fomentar?
El principal desafío es lograr que una mayor diversidad de publico asista a los museos; eso es un desafío de todos los museos, y creo que del MACBA también. Considero que la cultura en la ciudad es muy importante, Buenos Aires tiene muchísimas actividades y es sumamente dinámica, pero hacer que la gente se acerque más a un museo y que lo sienta un lugar de contemplación y de intercambio es el gran desafío: que, cuando una persona llega al museo, que está llegando con algo que ya tiene previo, el museo no la haga sentir que lo que ve no lo entiende, sino que sepa que acá puede desarrollar lo que ya tiene, no es que viene «a llenarse de», porque esta «vacía», viene a desarrollar lo que tiene. Yo te decía que, para mí, y esto lo escribimos en la misión del museo, uno de los objetivos fundamentales es propulsar la creatividad. Si uno está mostrando arte, está mostrando el fruto de la creatividad; entonces lo que tienen que hacer estos cuadros es servir de disparadores para la propia creatividad del visitante.

¿Cómo encaras el plan estratégico de la inserción del MACBA dentro del circuito cultural?
Creo que la estrategia básica es ofrecer algo diferente. Ofrecemos algo diferente porque es exclusivamente geométrico, por lo menos en estos meses. La colección es de geometría, pero vamos a tener otras muestras que no necesariamente serán de geometría. Somos distintos porque tenemos una colección distinta, pero por otro lado nos insertamos en las otras voces que nos circundan porque complementamos una serie de obras en exposición, por ejemplo las del MAMBA o a las del Museo Nacional de Bellas Artes, que no tienen arte contemporáneo internacional después del 50. La otra estrategia es ofrecer toda una serie de actividades de extensión cultural que traiga a la gente al museo, no solo a las muestras sino también a conciertos, al cine, para que comience a vivirse el museo. Es decir, aportando distintas lecturas yo creo que es una forma de insertarse. El museo se distingue por tener una colección que no hay en otra parte y por un tema que lo trata de manera específica, y yo creo que a esa especificidad hay que destacarla, mostrarla como un valor y estudiarla.

¿Qué oportunidades tendrán los artistas jóvenes durante tu gestión?
La idea es propulsar un premio para estimular la producción artística y, dentro de la programación anual del museo, tener exposiciones de artistas jóvenes. Por el momento, estamos recibiendo material y considerando. El MACBA apuesta al arte, el premio va a ser para artistas jóvenes, pero el objetivo es fomentar el arte. Esto depende del perfil y la propuesta de gestión del museo. En el caso del MACBA, tenemos toda la intención de poder estimular a los distintos artistas, desde hacer muestras de artistas históricos de la geometría que no han tenido la merecida atención y son maestros, o hacer premios, clínicas y trabajos con los artistas más jóvenes. Ambas cosas.

¿Cuáles son los beneficios que el MACBA les va a aportar a los visitantes para que estos vayan a visitarlo?
Uno de los beneficios es visitar un edificio súper especial en el cual, cuando llegan, tienen a su disposición un asistente de sala, que son los chicos docentes que trabajan. Son personas de referencia para preguntar información sobre los cuadros, sobre el museo o sobre la colección. Son un apoyo didáctico permanente. El otro de los beneficios es el de poder conocer obras de todas partes del mundo, como es el caso de Kenneth Noland, un artista súper conocido y que no tiene obra en ninguna colección; es decir, ver cosas que no va a ver en otro lugar de la ciudad o el país, y poder disfrutarlas. También están las visitas guiadas especiales o para visitantes espontáneos; el programa para escuelas, que es muy lindo, y para escuelas especiales. Cuando uno visita este museo, o todos los museos, la ventaja primaria o beneficio primario es el estar rodeado de un lugar que está preparado para la contemplación, el aprendizaje y el disfrutar, fomentando también la introspección.

¿Existe algún antecedente internacional similar al MACBA o es un proyecto totalmente innovador?
Hay un museo de arte geométrico en Zúrich, Arte Constructivo se llama, pero no conozco ningún otro aparte de ese. Digamos que no es una idea completamente original si tenemos en cuenta que la geometría y la abstracción tienen más de 100 años. En esos 100 años, museos e instituciones que se dediquen al arte geométrico hay, pero que yo conozca, el de Zúrich.

¿Cómo es tu visión de la actualidad cultural en Argentina?
La actividad cultural en la Argentina necesita de más apoyos, necesita de una ley de mecenazgos y de esponsoreos de empresas que por esponsorear puedan deducir impuestos y demás. Pero, sobre todo, se necesita de ser conscientes del valor que la cultura tiene en el desarrollo de la vida, del pensamiento y el crecimiento personal de la gente, en la medida en que los gestores de la cultura y los ideólogos se den cuenta de lo importante que son el arte y la cultura para el desarrollo de una persona, y que no son una cosa innecesaria, un lujo o un entretenimiento, sino una formación que no es para unos pocos sino para todos. Igual, creo que, en comparación con Latinoamérica, muy genéricamente, estamos bien posicionados. Si nos comparamos con Brasil, estamos muy mal porque tiene una ley de incentivo, que es una ley de mecenazgo, desde hace 30 años. También, la cuestión del esponsor esta afianzada; es decir, economías grandes e importantes generan grandes movimientos culturales. Nosotros tenemos una economía un poco más chica, menos internacional, y lo que generamos es esto. Argentina está lejos de acceder a las muestras internacionales que circulan por Estados Unidos y Europa, eso es un hecho.

[showtime]