Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Martes 21 de Noviembre de 2017

Arriba

Top

Hebe Zacco: pasión por la danza

<!--:es-->Hebe Zacco: pasión por la danza<!--:-->

DANZA

Hebe Zacco es una de las bailaoras de flamenco más reconocidas en nuestro país, que acaba de presentarse con su espectáculo Dos Orillas en el escenario de Los 36 billares.

Por Angie Pagnotta

En esta entrevista revelamos sus inicios, su amor por la danza, su trabajo artístico y parte de su exitosa trayectoria.

Según tengo entendido, a los 13 o 14 años, en unas vacaciones en Córdoba, tomaste contacto con el flamenco. Luego, comenzaste con La Mora, en Rocamora. Recordando esos momentos ¿qué sensación o recuerdo viene a tu mente?

Fue más o menos a esa edad, o quizás un poquito más grande, creo que tenía 15 años. Estábamos pasando unas vacaciones con mi papá en el hotel que tiene la Asociación de Actores en Villa Giardino, ahí organizaron un curso de Sevillanas para chicos dictado por los actores Horacio Roca e Ingrid Pelicori. Ese primer contacto con el flamenco fue como un flechazo. Yo ya conocía algo de esta danza a través de las películas de Saura como Carmen y El Amor Brujo, pero ese reencuentro terminó de despertar en mí las ganas de bailar. Luego regresé a Buenos Aires y una compañera del colegio me recomendó las clases de flamenco con La Mora. A partir de ahí comencé a estudiar con distintos maestros, hasta que decidí viajar a España.

A propósito, ¿cómo fue la experiencia de vida en Madrid?

Muy enriquecedora. Madrid es una ciudad muy interesante, no solo por el flamenco, sino por toda su  vida cultural; conviven en ella personas de distintas partes del mundo.

Supongo que también se ponen en contacto cosas que en el país de origen a veces no suceden, como ámbitos culturales distintos o conocimientos nuevos. ¿Cómo fue el regreso a Buenos Aires?

Sí, así fue, es una etapa que recuerdo con cariño. El regreso a Buenos Aires se fue dando solo, supuestamente venía por seis meses y me quedé mucho más, no lo programé demasiado. El reencuentro con todo lo conocido me hizo muy bien; en cuanto al flamenco, fue muy impactante encontrarme con la cantidad de cosas que suceden en la ciudad y el país, tanto espectáculos como clases o seminarios.

Pero te decidiste por volver a España y según leí, la decisión fue por la influencia de Cristina Hoyo, una referente importante en tu vida, ¿es así?

Sí, fue después de ver uno de los espectáculos que presentó en Buenos Aires, en el que traía a muy buenos bailaores. Al final del espectáculo sentí que quería tener un contacto más cotidiano con el flamenco, por lo que comencé a proyectar mi ida a Sevilla.

Dos orillas es el encuentro de dos expresiones de raíz, pasión y fuerza: el flamenco y el tango ¿Cómo es el trabajo conjunto?

Empezamos con una idea de grupo, no tanto de dúo, así nos parece que funcionamos mejor. Hay algunos temas en donde se enfatiza esta idea de dúos, por ejemplo entre las dos guitarras o entre la cantaora y el guitarrista u otras combinaciones. Lo interesante fue que cada uno aportó elementos desde el género del que venía y luego nos permitimos experimentar con el género más desconocido para crear un sonido nuevo, que por momentos no sea ni tango, ni flamenco.

En tu experiencia profesional, tan vinculada a la música y a la danza, ¿creés que la vinculación con el arte es una buena forma para canalizar ciertas energías o que incluso en cierto modo puede ser terapéutico?

El arte es un canal muy potente de expresión, por lo tanto ayuda a liberar sensaciones y sentimientos. Pero no sé si es lo mejor para todo el mundo, ya que tiene que estar presente la cuota de amor por lo artístico; no se puede tomar solo con un fin terapéutico, aunque en cierta medida y en parte, lo es.

En muchas escalas, el arte es una forma imprescindible de contacto y fuerza vital vinculada con lo social, pero también lo es a nivel netamente personal. No solo se trata de saber bailar, cantar o escribir; se trata también de ver cómo se refleja aquello que hagamos dentro de la individualidad. En este caso, la vida de Hebe Zacco refleja mensajes que el lector podrá descubrir, pero también deja en claro que la pasión es fundamental en toda experiencia creativa.

@AngiePagnotta

[showtime]