Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Jueves 17 de Agosto de 2017

Arriba

Top

3 Comments

Houellebecq, el arte, el mercado y la realidad

<!--:es-->Houellebecq, el arte, el mercado y la realidad <!--:-->

LIBROS

 

Por Maximiliano López


En El mapa y el territorio, su más reciente novela, el autor francés sigue examinando el trance social, cultural y económico profundo entre los siglos XX y XXI. Esta vez eligió al mundo del arte y sus hacedores como elemento central a partir del cual profundiza su tesis nihilista. 

 

Luego de un prolongado paréntesis de cinco años, en 2010, Michel Houellebecq publicó su quinta novela llamada El mapa y el territorio. En ella se establece una línea de continuidad en cuanto a tópicos que fueron abordados por el escritor francés en sus anteriores obras Ampliación del campo de batalla (1994), Las partículas elementales (1998), Plataforma (2001) y La posibilidad de una isla (2005): el amor entre la tradición sentimental y el nihilismo utilitarista en tiempos del capitalismo tardío, el fin de la era industrial y sus formas de integración social, el triunfo del positivismo tecnócrata sobre el modernismo humanista y su mediación continua en las actividades y lazos desarrollados por el ser humano, profundizando la brecha entre ganadores y perdedores, entre otros tantos aspectos de esta época.

Sin salir de los temas mencionados, se percibe un cambio de perspectiva; la neurosis y la misantropía a ultranza no son protagonistas, sino que dan lugar a un personaje principal más sereno y a una narración más relajada y madura, aunque no dejan de lado el cinismo y escepticismo propios de Houellebecq.

El Mapa y el Territorio —cuyo título fue inspirado en una frase del filosofo estadounidense Alfred Korzybski— toma como puntos nodales de su historia al mundo del arte, intervenido por la comercialización y el derroche propio de los nuevos ricos y empresas multinacionales surgidas al calor de la reconversión capitalista hacia el neoliberalismo, así como también a la perspectiva que se tiene y se tendría en el futuro de una sociedad cada vez mas desindustrializada. Por otro lado, también se aborda la relación entre padre e hijo y a las miserias del envejecimiento: La edad y la belleza como parámetro capitalista sobre el cual se establece en forma intersubjetiva quiénes entran, quiénes se quedan y quiénes salen del mapa del deseo, del mapa del mercado, del mapa de la humanidad.

El personaje principal es Jed Martin, un ficticio pintor francés proveniente de una familia de buen pasar. Como es usual en la narrativa houellebecquiana, las figuras principales, además de representar al francés burgués de clase media o media-alta que, más allá de su condición económica, se encuentra en los márgenes de la esfera de acción que desea alcanzar, tienen una característica particular: terminan resultando exponentes de una perspectiva modernista en ámbitos dominados por lo posmoderno, y se instalan dentro de procesos disruptivos efímeros en los que el mercado se transforma un laberinto domado.

En este caso, el espíritu modernista en Martin se encuentra en sus impulsos artísticos de resignificar mapas y guías turísticas del territorio francés bajo el mecenazgo de una multinacional, así como en su obra neobalzaquiana enfocada en retratar a representantes de todos los oficios humanos concebidos en la era industrial y posindustrial en situaciones que se interpretan como ligeras mutaciones metafísicas que se desarrollan dentro del sistema.

El libro, narrado desde un futuro lejano dentro del actual siglo, recorre la vida de Jed desde el final de su etapa como retratista de oficios, en algún momento de la década de 2010. De ahí salta a tres partes que se extienden sobre diferentes fragmentos que abarcan toda su existencia: sus primeros años, centrados en su frágil relación con un padre laboralmente alienado; sus idas y vueltas entre la pintura y la fotografía, su limitada vida amorosa, sus proyectos artísticos de mayor envergadura, su relación con el autor de este libro, su progresivo enriquecimiento por medio de la mercantilización de sus obras. Al final, su aislamiento, serenidad y experimentación en el uso artístico de viejas y nuevas tecnologías, en un futuro donde los sectores sociales y productivos de Francia y el mundo se encuentran relocalizados bajo nuevas coordenadas socioeconómicas.

Cabe destacar que Houellebecq aparece por primera vez en sus historias. En dicho plano, establece una relación atípica con el protagonista: se presta para una de sus pinturas, también a escribir el texto que engloba el significado de la obra cumbre sobre personajes y oficios. El autorretrato irónico resulta una de las grandes genialidades de la novela, pues se complementan las dos posturas que enriquecen los conceptos que enarbola la novela: el existencialismo del escritor en torno a la verdadera trascendencia del arte posmoderno y el pintor escéptico y apático acerca de sus efectos transformadores en la vida cotidiana. Dos hacedores del mundo del arte se juntan y le realizan una autopsia al mundo artístico como cadáver exquisito.

Desde el punto de vista narrativo, la introducción del autor en la historia representa un acierto. La inteligencia reside en el modo en que Houellebecq se desliza como personaje en la trama para conducirla hacia la gran vuelta de tuerca: un hecho policial que mezcla lo mejor de Poe y las series de crimen estadounidenses, a la vez que también muestra descarnadamente a las fuerzas oscuras que se mueven debajo de la frívola y glamorosa superficie del mainstream artístico.

El Mapa y el Territorio, ganadora del Premio Goncourt 2010, sigue en forma lograda y exquisita la tradición narrativa afilada iniciada en los noventa por el polémico novelista, que parte de su tesis central e irreductible acerca de la irreversibilidad absoluta del proceso de degradación iniciado en Occidente desde los años sesenta y setenta; esta vez con el mundo artístico y sus exponentes como objeto de disección.

 

Referencias:
Ensayo de Steven Rex Sikes sobre la teoría que encierra la frase de Alfred Korzybski «El mapa no es el territorio», plenamente relacionada con la historia y los conceptos que expone Houellebecq en la novela. http://www.idea-seminars.com/articles/map.htm

 

[showtime]