Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Jueves 19 de Octubre de 2017

Arriba

Top

No Comments

Ilda Rodríguez

Ilda Rodríguez

Por: Margarita Gomez Carrasco.

Vivaz y generosa, se llama Ilda Rodríguez y forma parte de la Comisión de Enlace General de Convergencia, Movimiento Lacaniano por el Psicoanálisis Freudiano, en representación de Mayéutica-Institución Psicoanalítica, de donde es  también, su actual presidente. Dice que los integrantes de dicha Institución se caracterizan porque hablan de  una manera singular “el psicoanálisis” en relación a otras instituciones. Y cuando hace este comentario,  me deja pensando en esas sutilezas que marcan las diferencias. Sin embargo sé, que  no es tarea fácil ponerse de acuerdo en el decir del discurso psicoanalítico. Motivo  por el cual para el lanzamiento de El Gran Otro  le solicite  a Ilda el siguiente reportaje.

Ilda Rodriguez. Mayéutica es una Institución Psicoanalítica fundada hace más 30 años por iniciativa de Roberto Harari. Tiene por objetivo esencial la formación de analistas con el propósito de hacer avanzar el psicoanálisis.

 – ¿Qué es Convergencia?

-Voy a comenzar como nos enseña el psicoanálisis por decir su nombre completo-  Convergencia, Movimiento Lacaniano por el Psicoanálisis Freudiano –  es para empezar,  una red multiinstitucional psicoanalítica internacional, una cabal intervención ética y política  en los social, porque intenta poner coto al fenómeno del escisionismo tan frecuente en el movimiento lacaniano del psicoanálisis, para ir revirtiendo, en parte, esa tendencia.
Pero esta vez quiero resaltar, que este movimiento tiene la particularidad –hasta donde sé-  de ser el primero que tiene su inicio a nivel internacional por fuera de las capitales centrales de Europa, ciudades donde residían los maestros, Freud y Lacan. Es decir, que no se inicia en Viena, ni en París, tampoco en Londres, ni en Nueva York, sino en Buenos Aires.
En realidad, es un movimiento inverso al habitual; quiero decir que sale de esta ciudad argentina, buscando a las instituciones y a los colegas de otras partes del mundo.  O sea, que marca una singularidad fuerte, ¿no te parece?
No puede dejar de subrayarse  ese trazo que la caracteriza  para ser continuado en otras organizaciones, cual es su inédita constitución y organización. Por otra parte, esta nominación, Convergencia, incorpora la vertiente óptica, ya que ilustra de manera decisiva, la circunstancia originada cuando dos o más líneas se dirigen hacia el punto al que, así constituyen como convergente, sin derivar, en centralismo alguno. Un enlace mínimo para propiciar múltiples enlaces, es el designio entre otros, escritos en su Acta de Fundación, que promueven el crecimiento, la pasión y el avance de nuestro psicoanálisis en el mundo.

– ¿Convergencia con quienes más tienen enlace?

-Nuestra experiencia nos enseña – y está escrito en el Acta de Fundación que nos rige- de la labilidadestructural de Convergencia y de la habilidad para –por eso mismo- sostener un mínimo de enlaces y generar una multiplicidad de enlaces posibles, entre las Instituciones Miembro, entre los analistas que las conforman, entre las diferentes lenguas habladas por ellos y fundamentalmente –labilidad y habilidad– para intentar, una y otra vez,  soportar un Otro radical, escindido de mí,  en el cotidiano encuentro con esos otros.  Sin duda, que hay allí un Real en juego, porque no es sólo una cuestión política. Es claro que también lo es, ya que  Convergencia sigue siendo una cabal incidencia social y política en el psicoanálisis de hoy, que por la vía de  diferentes artificios, Congresos, Grupos de Trabajo, Paneles, Coloquios, Foros, Seminarios, etc., se pone en obra compartir una comunidad de experiencia, disponiendo a los analistas para la interrogación inesperada y eventualmente, la crítica fructífera
Para decirlo de otra manera, es a partir de la consideración del psicoanálisis en su imposible integración a la cultura; antes bien, resistiendo – traumatismo de lo Real- como síntoma por excelencia de la misma e impugnador de ilusiones actuales y por venir, que  la interroga en sus fundamentos, nutriéndose de sus productos para avanzar sin cesar en su interrogación. De esta manera es dable así poner a trabajar esa herramienta nocional que Lacan ha nominado síntoma social, para extraer sus consecuencias de lo actual de las facticidades en relación con la ciencia, la  segregación y los campos de exterminio.

– ¿Cómo funciona Convergencia?

– Los analistas en Convergencia,  nos reunimos y nos reconocemos de modos muy distintos sin que haya ninguna imposición central, es que constituimos Grupos de Trabajo, inscriptos en Convergencia. Desde ya su funcionamiento implica la experiencia de articularse al hecho de ser interrogado por otro, cómo y cuánto uno “soporta” las diferencias, que al fin de cuentas resultan beneficiosas y enriquecedoras y que las más de las veces… “nos mueven el piso”. De este modo se pone en obra cotidianamente, la insistencia de Lacan en que los grupos están religados de manera laxa.

Siguiendo esta orientación y reafirmando que somos juguetes del lenguaje, quiero recordar que  el diccionario nos enseña que nube figura una acepción de grupo: “gran cantidad de personas o cosas juntas”. Alertando de lo que acaece de súbito y sin  ser esperado: “caído de las nubes”; “descargar la nube”: desatarse, desahogar su cólera o  enojo; “estar o vivir en las nubes”: despistado, soñador; tanto como “estar por las nubes”: ser algo muy caro o un precio muy alto, etc.
En fin, también nos dice, que el grupo se guarda en una bolsa, la que debe ser atada para que no salga y se desparrame lo que está adentro. ¿A dónde voy con esto? A que Convergencia aloja en su seno tales constelaciones y  sea en sus presentaciones,  sea en los plenarios institucionales, en Congresos, etc, se constituirán en  una muestra que permita calibrar lo alcanzado por el desarrollo del psicoanálisis, con el designio de que en su intransmisibilidad, se transmita la pasión que su saber hacer conlleva; esto es: que se  esparza, se extienda, se disemine, se difunda y se abra a las nuevas generaciones de analistas, para que continúe…

– ¿Qué es la Reunión Lacanoamericana de Psicoanálisis?

-La Reunión Lacanoamericana es reconocida por haber logrado reformular ciertos trazos del lazo social y se inventó con un artificio que quizás haya hecho posible la exitosa realización de esas reuniones, donde cada analista – puede ser con o sin adscripción institucional – a “nombre propio”, diríamos, aunque siempre lo sea –no en representación de una Institución- presenta un trabajo a la consideración del público de analistas sobre la temática que “lo tenga” en ese momento. Sin embargo es necesario para que se realice la Lacanoamericana que las Instituciones convocantes –cada dos años se llevan a cabo estas reuniones, cada vez en ciudades de distintos países elegidas en Asamblea general y se disuelve hasta los próximos de dos años-  sostengan con su aporte, adelantando un número determinado de inscripciones, al menos, y su “deseo de psicoanálisis”, por supuesto, a la Institución organizadora de esa reunión. Prima un “espíritu” de encuentro de analistas alrededor de las discusiones y el debate de variadas temáticas y posiciones en el psicoanálisis. Este año se realizará en Brasilia, Brasil desde el 21 al 24 de setiembre.

– ¿Qué papel juegan las Instituciones que integran Convergencia?

– En Convergencia son las Instituciones las que son Miembros de la misma, no personas y las actividades se realizan de acuerdo con la libre iniciativa de cualquiera de ellas, siendo necesarias al menos dos para la organización de actividades  en su marco. Los analistas pertenecen a Convergencia en la medida que sus respectivas Instituciones sean Miembros de Convergencia. Esto es que la conducción y gobierno de Convergencia es llevado a cabo por la Comisión de Enlace General, compuesta por los representantes nombrados por cada una de las Instituciones del Movimiento y a las Comisiones de Enlace locales por ciudad, país o región. La Comisión de Enlace General – a la que pertenezco por representar allí a Mayéutica, junto a otros dos de mis colegas- se reúne una vez al año, rotando la sede cada vez: un año en América y al siguiente en Europa, y así sucesivamente. Este año se reunirá en Buenos Aires el 2 y 3 de junio y un Coloquio Internacional, por supuesto, el 4 de junio.
Como se puede apreciar es un Movimiento de  36 Instituciones de Argentina, Brasil, Uruguay, México, Chile, Ecuador, Francia, Bélgica, España, Estados Unidos, Italia, China, y espero no olvidar a ninguno… Estas Instituciones que la conforman, tienen por otra parte, la facultad de pedir su ingreso, y eventualmente, irse.  Entonces tampoco es un conjunto rígido. Y tampoco hay una centralización en el sentido de imponerles un tipo de estructura determinada, porque como ya dije, los analistas nos reunimos y nos reconocemos de modos muy distintos, y no hay ninguna imposición de centro alguno  Esta ha sido una de las búsquedas muy específicas- y parece que se va dando-  que es la diferencia con otras estructuras internacionales, que ya Freud había captado muy bien, en tanto dependientes de una estructura más cercana al tipo del ejército, con un  centro y una pirámide.  Y acá se da la grata sorpresa de que inclusive algunas Instituciones que se fueron ahora están retornando… El año próximo se realizará el V Congreso Internacional de Convergencia en  Porto Alegre, Brasil

– ¿Cuál es la responsabilidad de Mayéutica en relación a Convergencia y la Lacanoamericana?

-En relación con  los ensambles de orden internacional de Instituciones psicoanalíticas o de analistas hacia los que Mayéutica juega su responsabilidad en su sostén y su participación sostenida en el avance del psicoanálisis, hice referencia a Convergencia y a la Reunión Lacanoamericana; quiero decir con esto, que allí  pone en acto nuestra Institución su compromiso con “algunos otros”, en  mantener vivo el psicoanálisis, desde su misma fundación y hasta nuestros días, puesto que estuvo en su gestación y así se lee en  la letra de los documentos que nos rigen: “Los múltiples enlaces que resulten de artificiar en esa mira, han de ser alentados y garantizados por la conducción de nuestra Institución”
Otra de las invenciones, como nos gusta llamar en Mayéutica a tales incidencias psicoanalíticas en lo social, que tienen a nuestra Institución y a su fundador Roberto Harari –fallecido hace casi dos años para dolor de tantos discípulos, analizantes y lectores  de todas partes del mundo– decía entonces, que ambas nos tienen desde su implementación inicial, se fundó la nominación del Centro de Extensión Psicoanalítica. En un principio, el CEP desarrollaba sus actividades solamente en un ámbito de cultura oficial, estas actividades priorizan la intersección del psicoanálisis puesto en conexidad con otras disciplinas afines –cuestión a todas luces canónica desde Freud y Lacan, nuestros maestros en psicoanálisis. Hasta el día de hoy, este ideario sigue rigiendo  y marcando una línea sostenida en el tiempo (ya lleva casi 30 años de existencia) y en los acontecimientos del psicoanálisis actualizándolo, cada vez, en cada encuentro que se produce. Es un espacio pluralista que fue fundado en 1983 por Roberto Harari, como decía y que desde entonces sostenemos cinco Instituciones psicoanalíticas de Buenos Aires, organizando actividades abiertas y en forma gratuita. En ellas se ha intentado la puesta en acto de la ligazón entre psicoanálisis y cultura, psicoanálisis y sociedad; sin dejar de atender, con especial consideración, a la condición diversa del público asistente. Hemos tratado variadísimas temáticas, que exigen de los panelistas una afinación del instrumento de la palabra para introducirse en problemáticas en las que sea posible replantear cuestiones, generar lecturas novedosas, indicar una línea, delinear un bosquejo, etc., a fin de suscitar la interrogación, la reflexión y la polémica.
Sin duda podemos pensar al CEP, sea como ideario, sea como concepción,  sea como modalidad de convocatoria, pensarlo al modo de un antecedente tanto de laReunión Lacanoamericana como de Convergencia, los cuales aparecieron posteriormente en  la insistencia en el “espíritu” que venía imperando, pero que necesitó del acto fundacional para su existencia. Ya que en principio hemos de partir de que la verdad no tiene dueños y en esa conexión a dejarse interrogar  y escucharse decir, diríamos que las tres a su manera,  comportan una puesta en acto –en lo social- de la castración. Y, sin duda, es lo que implica la puesta en obra de la Convergencia, según se alienta desde su Acta de Fundación.Ilda Rodriguez. Mayéutica es una Institución Psicoanalítica fundada hace más 30 años por iniciativa de Roberto Harari. Tiene por objetivo esencial la formación de analistas con el propósito de hacer avanzar el psicoanálisis.

 

What is Convergencia?

As psychoanalysis teaches us to do, I’m going to start with its full title – Convergencia, Movimiento Lcaniano por el Psicoanálisis Freudiano (Convergencia, Lacanian Movement for Freudian Psychoanalysis).  First of all, it’s an international, multi-institutional psychoanalytic network.  It’s nothing short of an ethical and political intervention in the social realm, because it tries to put a limit on to the schismatics that are so frequent in the Lacanian psychoanaltyic movement and tries to reverse that tendency.
But this time I would like to stress that Convergencia has the distinction – as far as I know – of being the first movement to have its international beginnings outside of the major capitals of Europe, cities where Freud and Lacan resided.  That is, it wasn’t started up in Vienna, or Paris, or London, or New York, but in Buenos Aires.
In reality, it’s a movement that’s in an opposite direction from the usual.  I mean, it comes out of this city in Argentina, looking for institutions and colleagues in other parts of the world.  That does show its striking singularity, don’t you think?
This feature, which is its unprecedented constitution and organization, can’t be stressed enough in order to be maintained in other organizations. On the other hand, this name, Convergencia, has an optical aspect to it, since it decisively illustrates the circumstance that arises when two or more lines are directed toward the point to which is then the convergent point, without degenerating into any sort of centralism. (R. Harari, Propuesta para la Convergencia Lacaniana de Psicoanálisis, Buenos Aires, 26/6/95-6/1/97)  A minimum link that can foster multiple links is one of the goals among others, written into its Founding Charter, which promotes growth, passion, and the advancement throughout the world of our psychoanalysis.

With whom does Convergencia have connections?

Our experience shows us – and it’s written into the Founding Charter that we operate by – that the structurallability of Convergencia and its ability – for that reason- to sustain a minimum of connections and to generate a multiplicity of possible connections, between the Member Institutions, between the analysts who make up those institutions, between the different languages spoken by them, and, fundamentally- lability  and ability– to try, time and again, to tolerate a radical Other, split off from myself, in the daily encounter with those others.  There’s no doubt that there’s a Real at stake, because it’s not just a political question, though obviously it is also political, since Convergencia continues to have an outright social and political impact in psychoanalysis today.  Through different formats, conferences, work-groups, panels, colloquiums, forums, seminars, etc., the sharing of a community of experience is put into effect, making the analysts available for unexpected questioning and, ideally, for fruitful critique.
To put it another way, it is premised upon the consideration of psychoanalysis in its impossible integration into culture; or rather, on its holding out, resisting – trauma of the Real – as a symptom par excellence of that culture and challenger of current illusions and those to come, questioning that culture in its foundations, feeding itself on its products in order to ceaselessly advance in its questioning.  In this way, it’s possible to put to work this conceptual tool that Lacan has named social symptom, in order to extract its consequences from current facticities connected to science, segregation, and the extermination camps.

How does Covergencia operate?

The analysts of Convergencia meet and recognize each other in various ways without any central imposition – we make up the Work Groups, registered in Convergencia.  From the beginning, their functioning involves the experience of being connected by the  mere fact that one is questioned by another, how and how much one can “tolerate” the differences, which in the end turn out to be beneficial and enriching, and more often than not…“shake us up.” In this way, Lacan’s insistence that the groups be only loosely tied together is put into effect on a daily basis.
Following this orientation and reaffirming that we are toys of language, I want to recall that the dictionary shows us one of the meanings of “cloud” [in Spanish:nube] is group, multitude:  a “large number of people or things together.”  It alludes to something that happens suddenly and unexpectedly:  “it fell from the clouds”; “like a cloud-burst,” describes unleashing oneself, venting one’s rage or anger; “to be or to live in the clouds” is to be absentminded, a dreamer; and “to be through the clouds” is to be ‘astronomically’ over-priced, etc.
And so, it also tells us that the group that is stored in a bag that should be tied so that what’s inside won’t get out or spill out.  Where am I going with this?  That Convergencia houses such constellations at its core, and whether in its presentations, or its institutional meetings, in conferences, etc., these constellations constitute a sampling that allows us to gauge what we’ve achieved through the development of psychoanalysis, with the intention that in its intransmitability, the passion that its savoir-faire brings is transmitted; that is:  that it be scattered, extended, disseminated, spread, and opened to new generations of analysts, so that it can continue.…

What is the Lacanoamerican Meeting of Psychoanalysis?

The Lacanoamerican Meeting is recognized for having managed to reformulate certain traits or lines of social bonds, and it was designed as a setting that perhaps has made possible the successful realization of these meetings, where each analyst – with or without institutional affiliation –  in “one’s own name,” we would say, although it always is that – but they don’t have to attend in name of an institution – they can present a paper for the consideration of the public of analysts on the issue that’s “got them” at that moment.  However, it’s necessary that the organizing institutions – the meetings are convened every two years, always in different cities of different countries chosen by the General Assembly, then it’s dissolved for the next two years –  maintain their support, offering {advancing} a certain number of enrollments, at least, and of course their “desire for psychoanalysis,” to the organizing institution of that meeting.  There reigns a “spirit” of encounter among analysts over discussions and debate on various issues and positions on psychoanalysis.  This year the meeting will take place in Brasilia, Brazil from September 21-24.

What is the role of the institutions that make up Covergencia?

In Convergencia, the institutions are the members, not individuals, and the activities are organized at the initiative of any institution, though it’s required that at least two institutions participate for an activity to be held within the framework of Convergencia.  The analysts belong to Convergencia to the extent that their respective institutions are members.  The management and governing of Convergencia are carried out by the General Liaison  Committee, composed of representatives chosen by each institution, and by the local Liaison Committees organized by city, country, or region.  The General Liaison Committee – to which I belong, along with two other colleagues, representing Mayéutica – meets once a year, rotating headquarters:  one year in America and the next in Europe, and so on.  This year it meets in Buenos Aires on June 2 and 3, and of course there will be an international colloquium on June 4.
As one can be appreciate, it’s a movement made up of 36 institutions from Argentina, Brazil, Uruguay, Mexico, Chile, Ecuador, France, Belgium, Spain, USA, Italy, China…I hope I haven’t forgotten one….  These institutions all have the right to request entry into the movement as well as to withdraw.  So, it isn’t a rigid group.  And there’s no centralization in the sense of imposing any kind of determined structure, because the analysts get together and recognize each other in all kinds of ways, and nothing is imposed from some center. This has been one of the things we’ve really been striving for – and it looks like it’s working – which makes it different from other international structures – something that Freud had clearly picked up on – in that they are dependent on a structure with a center and a pyramid that more resembles the military. And to our happy surprise, some institutions that had withdrawn have actually asked to rejoin…Next year the 5th International Conference of Convergencia will be held in Porto Alegre, Brazil.

What is Mayéutica’s responsibility in relation to Convergencia and the Lacanoamerican?

With respect to the international assemblies of psychoanalytic institutions or of analysts toward those that Mayéutica assumes responsibility toward in its support and continued participation in the advancement of psychoanalysis, I referred to Convergencia and the Lacanoamerican Meeting; I mean, that’s where our institution puts into effect its commitment to “others,” in keeping psychoanalysis vital, from its very foundation to today, since it was involved in its creation and that’s how we can read the letter of the documents that guide us:  “The multiple links that result from operating with this aim should be nurtured and guaranteed by the direction of our Institution”(Governance Platform, 2008-2010)
Another one of the inventions, as we in Mayéutica like to call such psychoanalytic incursions into the social produced by our institution and its founder, Roberto Harari, who passed away almost two years ago to the great pain of so many followers, analysands, and readers of his all over the world –  I was saying, we’ve been concerned with both since its initial implementation, and so the Center of Psychoanalytic Extension was founded.  In the beginning, CEP developed its activities only in the sphere of official culture, these activities prioritize the intersection of psychoanalysis with other disciplines – a canonical question in everyone’s mind since Freud and Lacan, our maestros in psychoanalysis.  Even today, this idea is still valid and marks a line that’s been sustained over time (it’s already been in existence for 30 years) and in the events within psychoanalysis as it’s renewed with each meeting.  It’s a pluralistic space that was founded in 1983 by Roberto Harari, as I said, and since then is sustained by five institutions here in Buenos Aires that organize activities that are free and open to the public.
In these activities we have tried to put into effect the tie between psychoanalysis and culture, psychoanalysis and society; without forgetting, or rather with special consideration for the diverse public who attends.  We have dealt with a wide variety of issues that require that the panelists to fine-tune their use of the word in order to insert themselves in those issues in order to raise new questions, generate new readings, indicate a position, make an outline, etc., with the goal of prompting questions, reflection, and debate.  There’s no doubt that we can think of CEP – whether it be as ideology or as a concept or as a modality to convoke others – as the forerunner to the Lacanoamerican Meeting and to Convergencia, which came along later at the insistence of the “spirit” that reigned at the time, but that needed a foundational act in order to come into existence.  Since in principle we have to accept that the truth has no owners and in this connection of letting oneself be questioned and hear oneself speak, we would say that the three in their own way constitute a putting into effect – in the social realm – of castration.  And, without doubt, that’s what is involved in the realization of Convergencia, and how it’s been nurtured since its Founding Charter.

 

Margarita Gómez Carrasco
Psychoanalyst – Master’s in Journalism and Communications
mgomezcarrasco@elgranotro.com.ar


Por: Margarita Gomez Carrasco.

Vivaz y generosa, se llama Ilda Rodríguez y forma parte de la Comisión de Enlace General de Convergencia, Movimiento Lacaniano por el Psicoanálisis Freudiano, en representación de Mayéutica-Institución Psicoanalítica, de donde es  también, su actual presidente. Dice que los integrantes de dicha Institución se caracterizan porque hablan de  una manera singular “el psicoanálisis” en relación a otras instituciones. Y cuando hace este comentario,  me deja pensando en esas sutilezas que marcan las diferencias. Sin embargo sé, que  no es tarea fácil ponerse de acuerdo en el decir del discurso psicoanalítico. Motivo  por el cual para el lanzamiento de El Gran Otro  le solicite  a Ilda el siguiente reportaje.

Ilda Rodriguez. Mayéutica es una Institución Psicoanalítica fundada hace más 30 años por iniciativa de Roberto Harari. Tiene por objetivo esencial la formación de analistas con el propósito de hacer avanzar el psicoanálisis.

 – ¿Qué es Convergencia?

-Voy a comenzar como nos enseña el psicoanálisis por decir su nombre completo-  Convergencia, Movimiento Lacaniano por el Psicoanálisis Freudiano –  es para empezar,  una red multiinstitucional psicoanalítica internacional, una cabal intervención ética y política  en los social, porque intenta poner coto al fenómeno del escisionismo tan frecuente en el movimiento lacaniano del psicoanálisis, para ir revirtiendo, en parte, esa tendencia.
Pero esta vez quiero resaltar, que este movimiento tiene la particularidad –hasta donde sé-  de ser el primero que tiene su inicio a nivel internacional por fuera de las capitales centrales de Europa, ciudades donde residían los maestros, Freud y Lacan. Es decir, que no se inicia en Viena, ni en París, tampoco en Londres, ni en Nueva York, sino en Buenos Aires.
En realidad, es un movimiento inverso al habitual; quiero decir que sale de esta ciudad argentina, buscando a las instituciones y a los colegas de otras partes del mundo.  O sea, que marca una singularidad fuerte, ¿no te parece?
No puede dejar de subrayarse  ese trazo que la caracteriza  para ser continuado en otras organizaciones, cual es su inédita constitución y organización. Por otra parte, esta nominación, Convergencia, incorpora la vertiente óptica, ya que ilustra de manera decisiva, la circunstancia originada cuando dos o más líneas se dirigen hacia el punto al que, así constituyen como convergente, sin derivar, en centralismo alguno. Un enlace mínimo para propiciar múltiples enlaces, es el designio entre otros, escritos en su Acta de Fundación, que promueven el crecimiento, la pasión y el avance de nuestro psicoanálisis en el mundo.

– ¿Convergencia con quienes más tienen enlace?

-Nuestra experiencia nos enseña – y está escrito en el Acta de Fundación que nos rige- de la labilidadestructural de Convergencia y de la habilidad para –por eso mismo- sostener un mínimo de enlaces y generar una multiplicidad de enlaces posibles, entre las Instituciones Miembro, entre los analistas que las conforman, entre las diferentes lenguas habladas por ellos y fundamentalmente –labilidad y habilidad– para intentar, una y otra vez,  soportar un Otro radical, escindido de mí,  en el cotidiano encuentro con esos otros.  Sin duda, que hay allí un Real en juego, porque no es sólo una cuestión política. Es claro que también lo es, ya que  Convergencia sigue siendo una cabal incidencia social y política en el psicoanálisis de hoy, que por la vía de  diferentes artificios, Congresos, Grupos de Trabajo, Paneles, Coloquios, Foros, Seminarios, etc., se pone en obra compartir una comunidad de experiencia, disponiendo a los analistas para la interrogación inesperada y eventualmente, la crítica fructífera
Para decirlo de otra manera, es a partir de la consideración del psicoanálisis en su imposible integración a la cultura; antes bien, resistiendo – traumatismo de lo Real- como síntoma por excelencia de la misma e impugnador de ilusiones actuales y por venir, que  la interroga en sus fundamentos, nutriéndose de sus productos para avanzar sin cesar en su interrogación. De esta manera es dable así poner a trabajar esa herramienta nocional que Lacan ha nominado síntoma social, para extraer sus consecuencias de lo actual de las facticidades en relación con la ciencia, la  segregación y los campos de exterminio.

– ¿Cómo funciona Convergencia?

– Los analistas en Convergencia,  nos reunimos y nos reconocemos de modos muy distintos sin que haya ninguna imposición central, es que constituimos Grupos de Trabajo, inscriptos en Convergencia. Desde ya su funcionamiento implica la experiencia de articularse al hecho de ser interrogado por otro, cómo y cuánto uno “soporta” las diferencias, que al fin de cuentas resultan beneficiosas y enriquecedoras y que las más de las veces… “nos mueven el piso”. De este modo se pone en obra cotidianamente, la insistencia de Lacan en que los grupos están religados de manera laxa.

Siguiendo esta orientación y reafirmando que somos juguetes del lenguaje, quiero recordar que  el diccionario nos enseña que nube figura una acepción de grupo: “gran cantidad de personas o cosas juntas”. Alertando de lo que acaece de súbito y sin  ser esperado: “caído de las nubes”; “descargar la nube”: desatarse, desahogar su cólera o  enojo; “estar o vivir en las nubes”: despistado, soñador; tanto como “estar por las nubes”: ser algo muy caro o un precio muy alto, etc.
En fin, también nos dice, que el grupo se guarda en una bolsa, la que debe ser atada para que no salga y se desparrame lo que está adentro. ¿A dónde voy con esto? A que Convergencia aloja en su seno tales constelaciones y  sea en sus presentaciones,  sea en los plenarios institucionales, en Congresos, etc, se constituirán en  una muestra que permita calibrar lo alcanzado por el desarrollo del psicoanálisis, con el designio de que en su intransmisibilidad, se transmita la pasión que su saber hacer conlleva; esto es: que se  esparza, se extienda, se disemine, se difunda y se abra a las nuevas generaciones de analistas, para que continúe…

 

– ¿Qué es la Reunión Lacanoamericana de Psicoanálisis?

-La Reunión Lacanoamericana es reconocida por haber logrado reformular ciertos trazos del lazo social y se inventó con un artificio que quizás haya hecho posible la exitosa realización de esas reuniones, donde cada analista – puede ser con o sin adscripción institucional – a “nombre propio”, diríamos, aunque siempre lo sea –no en representación de una Institución- presenta un trabajo a la consideración del público de analistas sobre la temática que “lo tenga” en ese momento. Sin embargo es necesario para que se realice la Lacanoamericana que las Instituciones convocantes –cada dos años se llevan a cabo estas reuniones, cada vez en ciudades de distintos países elegidas en Asamblea general y se disuelve hasta los próximos de dos años-  sostengan con su aporte, adelantando un número determinado de inscripciones, al menos, y su “deseo de psicoanálisis”, por supuesto, a la Institución organizadora de esa reunión. Prima un “espíritu” de encuentro de analistas alrededor de las discusiones y el debate de variadas temáticas y posiciones en el psicoanálisis. Este año se realizará en Brasilia, Brasil desde el 21 al 24 de setiembre.

– ¿Qué papel juegan las Instituciones que integran Convergencia?

– En Convergencia son las Instituciones las que son Miembros de la misma, no personas y las actividades se realizan de acuerdo con la libre iniciativa de cualquiera de ellas, siendo necesarias al menos dos para la organización de actividades  en su marco. Los analistas pertenecen a Convergencia en la medida que sus respectivas Instituciones sean Miembros de Convergencia. Esto es que la conducción y gobierno de Convergencia es llevado a cabo por la Comisión de Enlace General, compuesta por los representantes nombrados por cada una de las Instituciones del Movimiento y a las Comisiones de Enlace locales por ciudad, país o región. La Comisión de Enlace General – a la que pertenezco por representar allí a Mayéutica, junto a otros dos de mis colegas- se reúne una vez al año, rotando la sede cada vez: un año en América y al siguiente en Europa, y así sucesivamente. Este año se reunirá en Buenos Aires el 2 y 3 de junio y un Coloquio Internacional, por supuesto, el 4 de junio.
Como se puede apreciar es un Movimiento de  36 Instituciones de Argentina, Brasil, Uruguay, México, Chile, Ecuador, Francia, Bélgica, España, Estados Unidos, Italia, China, y espero no olvidar a ninguno… Estas Instituciones que la conforman, tienen por otra parte, la facultad de pedir su ingreso, y eventualmente, irse.  Entonces tampoco es un conjunto rígido. Y tampoco hay una centralización en el sentido de imponerles un tipo de estructura determinada, porque como ya dije, los analistas nos reunimos y nos reconocemos de modos muy distintos, y no hay ninguna imposición de centro alguno  Esta ha sido una de las búsquedas muy específicas- y parece que se va dando-  que es la diferencia con otras estructuras internacionales, que ya Freud había captado muy bien, en tanto dependientes de una estructura más cercana al tipo del ejército, con un  centro y una pirámide.  Y acá se da la grata sorpresa de que inclusive algunas Instituciones que se fueron ahora están retornando… El año próximo se realizará el V Congreso Internacional de Convergencia en  Porto Alegre, Brasil

– ¿Cuál es la responsabilidad de Mayéutica en relación a Convergencia y la Lacanoamericana?

-En relación con  los ensambles de orden internacional de Instituciones psicoanalíticas o de analistas hacia los que Mayéutica juega su responsabilidad en su sostén y su participación sostenida en el avance del psicoanálisis, hice referencia a Convergencia y a la Reunión Lacanoamericana; quiero decir con esto, que allí  pone en acto nuestra Institución su compromiso con “algunos otros”, en  mantener vivo el psicoanálisis, desde su misma fundación y hasta nuestros días, puesto que estuvo en su gestación y así se lee en  la letra de los documentos que nos rigen: “Los múltiples enlaces que resulten de artificiar en esa mira, han de ser alentados y garantizados por la conducción de nuestra Institución”
Otra de las invenciones, como nos gusta llamar en Mayéutica a tales incidencias psicoanalíticas en lo social, que tienen a nuestra Institución y a su fundador Roberto Harari –fallecido hace casi dos años para dolor de tantos discípulos, analizantes y lectores  de todas partes del mundo– decía entonces, que ambas nos tienen desde su implementación inicial, se fundó la nominación del Centro de Extensión Psicoanalítica. En un principio, el CEP desarrollaba sus actividades solamente en un ámbito de cultura oficial, estas actividades priorizan la intersección del psicoanálisis puesto en conexidad con otras disciplinas afines –cuestión a todas luces canónica desde Freud y Lacan, nuestros maestros en psicoanálisis. Hasta el día de hoy, este ideario sigue rigiendo  y marcando una línea sostenida en el tiempo (ya lleva casi 30 años de existencia) y en los acontecimientos del psicoanálisis actualizándolo, cada vez, en cada encuentro que se produce. Es un espacio pluralista que fue fundado en 1983 por Roberto Harari, como decía y que desde entonces sostenemos cinco Instituciones psicoanalíticas de Buenos Aires, organizando actividades abiertas y en forma gratuita. En ellas se ha intentado la puesta en acto de la ligazón entre psicoanálisis y cultura, psicoanálisis y sociedad; sin dejar de atender, con especial consideración, a la condición diversa del público asistente. Hemos tratado variadísimas temáticas, que exigen de los panelistas una afinación del instrumento de la palabra para introducirse en problemáticas en las que sea posible replantear cuestiones, generar lecturas novedosas, indicar una línea, delinear un bosquejo, etc., a fin de suscitar la interrogación, la reflexión y la polémica.
Sin duda podemos pensar al CEP, sea como ideario, sea como concepción,  sea como modalidad de convocatoria, pensarlo al modo de un antecedente tanto de laReunión Lacanoamericana como de Convergencia, los cuales aparecieron posteriormente en  la insistencia en el “espíritu” que venía imperando, pero que necesitó del acto fundacional para su existencia. Ya que en principio hemos de partir de que la verdad no tiene dueños y en esa conexión a dejarse interrogar  y escucharse decir, diríamos que las tres a su manera,  comportan una puesta en acto –en lo social- de la castración. Y, sin duda, es lo que implica la puesta en obra de la Convergencia, según se alienta desde su Acta de Fundación.