Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Jueves 17 de Agosto de 2017

Arriba

Top

No Comments

Instrucciones para armar una exhibición.

Instrucciones para armar una exhibición.

 Apuntes sobre “Soberanía del uso” en Fundación Osde.

Por Hernán D. Ruiz

Soberanía del uso. Apropiaciones de lo cotidiano en la escena contemporánea, la reciente exhibición colectiva curada por Federico Baeza y Sebastián Vidal Mackinson que se presenta en la Fundación Osde plantea un particular recorrido por las producciones de más de quince artistas locales que se inscriben en el registro del arte contemporáneo. Con un interesante abordaje y una particular perspectiva la exhibición no solo arroja luz sobre las más recientes producciones artísticas a nivel local sino que además revitaliza y reflexiona sobre las posibilidades o limitaciones que brinda la práctica curatorial en la actualidad.

Quienes se acerquen hasta Fundación Osde podrán encontrarse con una sala de exhibiciones que ha sido apropiada por un extraño gesto: la acumulación de objetos en serie, algo que también podría leerse como un cúmulo de marcas o breves indicios. El repertorio de obras aquí reunido responde de algún modo a esa simple premisa, las obras han sido investidas por un aura misteriosa. Todas son portadoras de una breve carga autobiográfica, y los objetos han sido dotados de otra cualidad, despojados además de su mero utilitarismo. Aquí la esfera de lo cotidiano de pronto se ha visto desmantelada en procura de un nuevo espacio expositivo.

De esta manera la simultaneidad de diversos registros temporales hacen del recorrido un itinerario de posibles escenas que podrían aparentar ser espejismos de la vida cotidiana. El corpus de obras seleccionado cuenta con la particularidad de poner el énfasis en las producciones de carácter instalativo aunque oscila también por variados registros que abarcan el formato en video, el audio, el dibujo  o la fotografía. Podría decirse que uno de los ejes que articula la muestra es la autoreferencialidad  o la construcción de mundos individuales en los que quizá se evidencie más un procedimiento  creativo que una obra consumada en sí misma. Este rasgo, presente como una constante característica del arte contemporáneo, aquí se ve transfigurado por una suerte de color local en el que cada obra se presenta no solo como referencia autobiográfica sino como evidencia de un período histórico y político determinado.

Los artistas aquí convocados ponen de relieve ciertas estrategias  de desplazamiento del sentido, en donde lo cotidiano se ve alterado por una mirada o reflexión estética. En un gesto proclive a la crítica o la denuncia, en diferentes ocasiones el arte ha buscado aproximarse a lo cotidiano a través de distintos procedimientos técnicos, sin embargo la propuesta de esta nueva generación de artistas se instala en otra línea, y consigue habitar la dimensión artística con los gestos de la vida cotidiana. O a la inversa,  la cotidianeidad es abordada con una perspectiva autocrítica y reflexiva sobre las condiciones de producción y de consumo. Consiguiendo de este modo una suerte de demarcación o señalamiento sobre determinados comportamientos que tornan a los objetos estéticos en fenómenos indiscernibles de lo cotidiano.

En el espacio en que conviven estas obras el sujeto no solo es entendido como actor, sino principalmente como usuario, lo que posiciona a la práctica curatorial en otra instancia. El gesto de reivindicación hacia la premisa “hágalo usted mismo” para la configuración del catálogo que incluye la muestra responde precisamente a este llamado de atención y opera sobre la construcción de un entramado de textos, citas biográficas y referencias variables que argumentan y  giran en torno a la hipótesis de trabajo, que es precisamente la apropiación de lo cotidiano en la escena contemporánea.  El resultado es una experiencia que sitúa al visitante frente un vasto panorama de producciones artísticas que indagan sobre los procedimientos actuales y nos posiciona frente a un catálogo de incertidumbres más que a un repertorio de posibles respuestas. Es precisamente por eso, que visitar Soberanía del uso… resulta una experiencia enriquecedora.