Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Lunes 26 de Junio de 2017

Arriba

Top

7 Comments

Las heridas aún están abiertas

Las heridas aún están abiertas

Crónica de un día agitado en el Congreso Internacional de Educación de San Luis.

En el marco de la inauguración del Congreso Internacional de Educación, “Los Desafíos de la educación en la sociedad del conocimiento”, los docentes le dijeron al gobierno de San Luis que no los subestimara al grito de ¡DOCENTES UNIDOS, JAMÁS SERÁN VENCIDOS!

La población puntana de Juana Koslay, despertó en medio de los preparativos del congreso educativo. El viento levantaba polvaredas en la inmensa cola de docentes y participantes que estaban acreditándose. Autos de vidrios polarizados y algunos con custodios irrumpían la entrada al congreso. Un grupo de docentes de la Asociación de docentes estatales, llegó y desempolvó banderas de otras luchas que en definitiva siempre es la misma, la lucha por los derechos de los trabajadores de la educación en la Provincia de San Luis. En la puerta de acceso ya se encontraban miembros de la CTA entregando volantes. Policías de chalecos verdes ordenaban el tránsito. Las banderas de ASDE se desplegaron y comenzó el operativo. Los panfletos enumeraban viejas deudas del gobierno provincial con los docentes: paritarias, igual trabajo igual remuneración, incumplimiento a la Ley de asociaciones sindicales y el reconocimiento de los fueros gremiales, incumplimiento del Estatuto docente, entre otros reclamos. La mañana transcurría sin mayores sobresaltos.

Adentro, a poco de comenzar el congreso, una docente, pidió la palabra luego de una exposición y comenzó a leer un discurso que había preparado. De nada sirvió que le cortaran el sonido o le subieran la música, porque los concurrentes al grito de “Docentes unidos, jamás serán vencidos” presionaron y tuvieron que concederle el micrófono. A lo largo de su alocución, la Sra. Supervisora General de la provincia, Estela Curtis, cumplió el tristísimo papel de tratar de quitarle el micrófono en varias oportunidades. Todo esfuerzo de los organizadores fue inútil, los docentes la escucharon e interrumpían con ¡Bravo! cada pasaje del discurso. Esta docente, Graciela Gerbesi, dela Escuela N° 106 “Prof. Tomás Ferrari” de Villa Mercedes, encendió la mecha que corrió cual reguero de pólvora ante los ojos asombrados de supervisoras, funcionarios y expositores extranjeros. Los docentes llamaban a compañeros del interior y abrían sus celulares para compartir el momento con los ausentes, los que por convicción pensaban que no había que avalar el congreso porque se trataba de una maniobra electoral y en perjuicio hacia la docencia y los chicos. Así la provincia se enteró en pocos minutos de lo ocurrido.

 

De este modo es que la maestra puntana impuso su voz, que es la voz de la mayoría de la docencia de San Luis y comenzó diciendo: Estamos hoy reunidos para hablar de educación, un tema del que se explayan políticos, sobre todo antes de las elecciones, pero del que efectivamente se hace poco. (…) Sr. Gobernador, no necesita caminar por La Matanza, acá también no todos tienen cloacas, luz eléctrica, gas natural, asfalto, hospitales de 1° categoría, justicia y poder legislativo independiente, y educación de excelencia.”

La emoción fue ganando terreno y la docente preguntó: “¿Quieren que hablemos de educación en serio? ¿O es una treta electoral?”

Habló de la situación educativa nacional y provincial. Describió la situación de San Luis en particular cuando dijo que “La chacra es muy chiquita, el alambrado ya nos cercó.

¡Vaya honra ser ladrón de sueños de una vida mejor! ¡De justicia, y de anhelos que el pueblo ya olvidó!

Se dirigió a los docentes presentes en el Complejo Ave Fénix: “Por eso queridos maestros, ¿para qué invertir en Educación? ¡Se retoba la peonada! Somos enemigos en acción de un régimen narcisista que no admite opinión, de la tiranía, de los secuaces que vendieron su honor.”

El moderador advertía que el tiempo de intervención había terminado, la maestra entonces, se dirigió al Gobierno provincial diciendo: “Los felicito, el éxito es rotundo  – casi 8.000 participantes de todo el país-. El pueblo puntano es resignado, conformista, hay mucha mediocridad, no puede discernir, hay generaciones que no conocen la alternancia, no de hermanos, sino de hombres que ojalá se sintieran Gardel, no por robar sin remordimiento, sino por hacer desde San Luis,  la gesta heroica de la transformación educativa que necesita un país inmensamente rico para unos pocos, y pobre e indigente para otros tantos.”

Y agregó: Valoren a los maestros, ¡basta!, de doble turnos, escuelas mal hechas, paguen muy bien y como corresponden, gobiernen para todos, escuelas nuevas de jornadas completas, buenos mobiliarios, bien equipados, asesoramiento pedagógico, maestros auxiliares. ¡Inviertan, inviertan!

Encarcelen narcotraficantes, edifiquen clubes, promuevan el deporte, equipen hospitales, valoren a los médicos, designen jueces idóneos, competentes y neutrales – la provincia de San Luis es la única en la que los jueces renuncian al asumir el cargo-, dejen funcionar al poder legislativo.

¡Quítennos las manos de encima! ¡Basta! ¡Despierta San Luis!”

Cuando hubo terminado su intervención, la docencia de San Luis y de todo el país, aplaudió y se unió en un solo grito que hizo vibrar las paredes del otrora sede del GEPU: “¡Docentes, unidos, jamás serán vencidos”!

Lo demás fue anecdótico, el teléfono móvil dela Secretaria Generalde ASDE y de la docente no paró de sonar todo el tiempo y hasta la noche, concedieron múltiples entrevistas explicando lo sucedido. En los baños del shopping los docentes comentaban sobre lo ocurrido y las voces se multiplicaron. Seguramente los funcionarios del Gobierno de San Luis hayan estado mentando a los docentes esa noche. Seguramente más de un responsable será reemplazado. Seguramente el Gobernador que estaba en Bs. As. se enteró inmediatamente y retrucó con insultos como nos tiene acostumbrados a los sanluiseños, aún cuando en un canal de televisión capitalino dijo ignorar lo que pasaba en el congreso porque él no había estado en la provincia.

La tarde fue cayendo con la sensación de que las heridas cerraron un poquito más. Pues al juzgar por las elecciones primarias, sabemos que cambiar las figuritas no significa que alcanzaremos a llenar el álbum. Queda mucho camino todavía.

Sonia Álvarez
Secretaria de Prensa y Difusión.