Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Martes 22 de Agosto de 2017

Arriba

Top

Maureene Dinar «La inspiración puede venir de un lado insólito»

<!--:es-->Maureene Dinar «La inspiración puede venir de un lado insólito»<!--:-->

En sus creaciones, Maureene Dinar integra arte y diseño, y su compromiso en ese sentido la estimula en una búsqueda constante hacia la exploración y el despliegue de sus potencialidades.

 

Por: Gimena Rubolino

 

El 28 de noviembre, inauguró su nuevo «búnker» en Martínez y presentó sus colecciones Amores míos, para la mujer femenina y arriesgada del 2013, y Little Mo, una línea pensada para niñas de 3 a 12 años, con el espíritu glamoroso y festivo que representa su estilo. Los géneros que elige esta temporada incluyen muselinas, venecias, jerseys de seda, modales y fibranas, sobre los que aplica sus reconocidas estampas y en los que se destaca el ingenio con el que interviene las diferentes texturas. En esta entrevista, nos abre las puertas de su nueva tienda, ubicada en la calle Paunero, y nos cuenta los detalles de un año de mucho trabajo y dedicación. 

¿Cómo comenzó tu interés por la moda? 

Yo empecé como un juego, desde muy chica, a conectarme con todo lo que tiene que ver con el arte, porque me encantaba trabajar con las manos. Tuve una infancia muy divertida, con muchos viajes. Mis padres, desde muy pequeña, me hicieron conocer lugares como Alejandría, París, Ginebra, y en esas soledades uno busca hacer sus propios juegos, y el mío era crear. Tengo un abuelo que se dedicaba a la sastrería, y a mí me encantaba jugar con él en el taller, y a partir de ahí siempre me gustó jugar con las manos. Cuando llegué a Buenos Aires, había un cuarto en mi casa que no se usaba, entonces yo lo usé como taller.

 ¿En qué te inspiras para hacer tus colecciones? 

Me inspiro en la vida, en distintos momentos cotidianos. Uno maneja la vida a través de los sentimientos, de los olores, el clima, el mar, etc. La inspiración puede venir de un lado insólito. A mí me gusta mucho la fantasía, no ser demasiado seria; entonces juego con los colores, los sueños, y ahí fluyen las creaciones. La mayoría de las colecciones salen cuando estoy relajada o también bajo presión; por ejemplo, sé que tengo que entregar una colección en un tiempo determinado y ahí creo algo espectacular. 

¿Qué tipo de colores y texturas preferís?

A mí me gustan los géneros mórbidos, los géneros naturales, que tengan contacto con la piel, que sean suaves. Adoro las sedas, telas que tienen movimiento, mezclar lo opaco con lo brilloso, jugar con lo sensual de lo que es vestirse. 

¿Trabajás con bocetos o trabajás directamente sobre el maniquí?

Yo trabajo directamente con la idea, creo y corto. Por ejemplo, acaba de salir una blusa que no tiene costuras, está toda atada y se abrocha con un broche o nudo. No me gusta ser estructurada. 

¿Qué tienen de arte tus colecciones? 

Mis colecciones tienen figuras, hago dibujos, plasmo situaciones en las telas, bordados. Trato de hacer un producto que, sin ser una alta costura, es un cotidiano cuchutte. Una prenda diferente, con un sello personal y energía propia. Tengo un taller especial de producto, pintura, estampados, y juego ahí, en mi laboratorio de estampas y de juegos. Y en la tienda tengo mi taller propio, donde juego con los cortes, los bordados, etc. Además estamos creando la línea niños Little Mo; es una línea de chicos para nenas glamorosas, rockeras, a las que les gusta usar ropa «canchera», distinta.

 

¿En qué consistió tu último desfile? 

Mi último desfile fue el 28 de noviembre, para inaugurar la tienda de Martínez, ubicada en la calle Paunero. Fue una presentación de treinta pasadas con trece modelos, y cerraron el desfile Patricia Sosa y diez nenitas de 2 a 10 años. Una de ellas fue mi hija, presentando la colección de Little Mo chicos.

 

¿Cómo se viene el invierno 2013? 

Con buenos cortes, camisas, pantalones chupines, pero también siguen los anchos y los Oxford. Vienen mucho los monos, lo retro con los zapatos stilettos. Hay una silueta que predomina: el saco, el pantalón, los tonos celestes, gris claro, tostados, suela, etc. 

¿Qué diseñadores te gustan? 

En realidad, no soy muy fanática de diseñadores, pero sí de pintores, escritores. Por ejemplo, Kandinsky me encanta y me inspira mucho, es un pintor muy creativo que tiene muchos colores, mucha estética en sus obras. Eso me hace pensar en que, cuando busco colores, también me gusta inspirarme en algún artista. Creo que también hay muchos diseñadores que son exitosos, como Chanel, Gucci, Dolce & Gabbana y Tom Ford. 

¿Qué tipo de mujeres usan tus vestidos?

La mujer de hoy, creativa, que trabaja, a la que le gusta estar sexy, arreglada y glamorosa. Vestirse con mis prendas es sentir que estas en la alfombra roja. Tiene que ver mucho con los cortes, las formas y la expresión del cuerpo. Yo creo que la mujer Dinar es la que busca estar impecable en todo, muy femenina, la que quiere estar todo el tiempo reinventándose. 

¿Cuál fue el mayor reconocimiento que recibiste?

La primera vez que viajé a hacer un desfile internacional, me dieron un premio y además salí en todos los periódicos; fue mi primer desfile para la prensa internacional. Fui invitada tres veces consecutivas y luego, por cuestiones personales, no pude viajar seguido. Después tuve muchísimas gratificaciones más, como vestir a Moria Casán y figuras internacionales de todo tipo, como Melanie Griffith y Victoria Adams porque, a través de mis ventas en el exterior, siempre tuve conexiones con muchas figuras y actrices. 

¿Qué crees qué te distingue de otros diseñadores?

Yo creo que lo que me diferencia es que soy muy osada, la audacia que siempre tuve de tomar géneros inéditos y de rearmarlos para un vestido, una blusa, de ser distinta a través de la creación. 

¿Cuáles son tus próximos proyectos? 

Mi paso actual fue mudarme de Palermo y venir a hacer el «búnker» acá en Martínez. Cierro el año con mucha felicidad; estoy armando mi colección de invierno y quiero desarrollar la línea Little Mo, que recién lanzamos. Para el 2013, quiero que sea una marca asentada y bien firme en el mercado.

[showtime]