Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Sabado 21 de Octubre de 2017

Arriba

Top

No Comments

Pasión por la arquitectura

Pasión por la arquitectura

Mentor y Discípulo en arquitectura 2014–2015
Mediante la Iniciativa Artística para Mentores y Discípulos, Rolex apadrina a nuevos talentos en el campo de la arquitectura, entre otros. Peter Zumthor eligió a la arquitecta paraguaya Gloria Cabral como su discípula.

“En el trabajo y la actitud de Gloria percibo un profundo interés por la experiencia física de la arquitectura, y por eso estoy muy entusiasmado de colaborar con ella” nos cuenta Peter Zumthor.

Rolex y la arquitectura
Si bien se diferencian por la magnitud de sus diseños, los grandes arquitectos y los grandes relojeros tienen mucho en común. En primer lugar, comparten el principio rector de crear una obra que conjugue la perfección técnica, la belleza y la utilidad. En su búsqueda de la excelencia, deben combinar perfectamente la funcionalidad y la estética, para que el producto final, al que le han dedicado tanto tiempo y esmero, se ajuste sin esfuerzo a su usuario, a la vez que comunique los valores del cliente o la marca. Al mismo tiempo, tanto los grandes arquitectos como los grandes relojeros deben dedicar a cada minúsculo detalle el mismo nivel de atención que le brindan al concepto general. La calidad y la precisión deben estar presentes en cada parte, por pequeña que sea.

Un historial de innovaciones.
El interés de Rolex por la arquitectura se remonta a la década de 1960, cuando la empresa decidió dejar su sede original de Ginebra y reubicarse en el área industrial de Praille-Acacias, en Suiza. Allí la empresa, contrató arquitectos suizos, en parte por lealtad a su país natal, pero también por la alta calidad de su arquitectura. Así fue como en 1961, Rolex confió el diseño del primer edificio de la nueva sede mundial de Acacias al estudio de Ginebra Addor, Julliard & Bolliger. Si bien el edificio se ha expandido desde aquel entonces, allí siguen estando hoy las oficinas corporativas de la marca, y también las instalaciones donde se realiza el ensamblaje y control final de las piezas de relojería.

Desde el principio, el objetivo de Rolex ha sido que sus edificios transmitieran los valores de la empresa y sus productos, de modo que el proyecto de Addor, Julliard & Bolliger fue diseñar una sede que reflejara la distinción, precisión y eficiencia de un reloj Rolex. El primer edificio, compuesto de dos torres paralelas de ocho pisos unidas para formar una H, ha ido creciendo aunque, junto con su majestuosa fuente de agua, sigue siendo un elemento clave en la sede de Acacias. Un edificio elegante y coherente, con un interior de primera clase, que ofrece óptimas condiciones para el trabajo, y una fachada que anuncia el estatus de Rolex como marca de renombre mundial.

En 2012, con la expansión de las instalaciones de Bienne, en el cantón de Berna, Rolex culmina la estrategia de integración vertical que le ha brindado a Rolex una capacidad única de producción. Gracias a esta estrategia, la producción completa del mecanismo automático del reloj, que antes se realizaba en varias locaciones, ahora se concentra en un solo sitio.

 

Japón y Estados Unidos
Al tiempo que se desarrollaba la sede de Suiza, durante las últimas décadas, Rolex ha desarrollado relaciones con varios arquitectos de renombre internacional. A este compromiso se suma una importante asociación con la Exposición Internacional de Arquitectura, la Bienal de Venecia, durante tres ediciones (2014 – 2018). Pero la empresa también ha trabajado fuera de Suiza para desarrollar nuevos edificios para sus propias actividades, fundamentalmente en Estados Unidos y Japón, para lo cual se seleccionaron arquitectos de esos respectivos países.

Rolex Learning Center
Recientemente, Rolex participó de la creación del reconocido Rolex Learning Center de Lausana, inaugurado en 2010 y diseñado por Kazuyo Sejima y Ryūe Nishizawa, del estudio de arquitectos japonés SANAA. Ambos arquitectos recibieron el premio Pritzker ese mismo año.

La participación de Rolex en este proyecto surgió a raíz de su larga relación con la Ecole Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL), a través de la investigación en ciencia de la materia y microtecnología para el diseño de los relojes, y de su tradición filantrópica en ciencias, cultura y artes.

La biblioteca y espacio de capacitación diseñados por SANAA alberga tanto libros como nuevas tecnologías pedagógicas. El Rolex Learning Center es, en esencia, un espacio único dividido por desniveles.

Se trata de un edificio cuya originalidad crea un magnetismo propio, y es tan liviano y espacioso que parece flotar en el aire. Esta obra maestra de la arquitectura es, en sí misma, una fuente de inspiración para la creación y se erige como una muestra de la creatividad y la innovación que persigue la firma Rolex.

 

 

Peter Zumthor (mentor) y Gloria Cabral (discípula). Haldenstein, Suiza, 2014 ©Rolex/Marc Latzel

Centro de Aprendizaje Rolex, Escuela  Politécnica Federal de Lausana. Suiza ©Rolex/Jess Hoffman

Sede de Rolex, Acacias, Ginebra ©Rolex/Cédric Widmer