Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Lunes 18 de Diciembre de 2017

Arriba

Top

No Comments

Sincretismo y arte contemporáneo latinoamericano

Sincretismo y arte contemporáneo latinoamericano

DANIEL LÓPEZ CULLARI

 

Por Grace Bayala

 

Llegar a Daniel López Cullari es hallarse en su obra. La contemplación de su hacer nos lleva más allá de la observación y el análisis del trabajo, porque la naturaleza de este artista sugiere la exp

loración de su hábitat creativo, cuyos afluentes están impecablemente detallados en su relato autobiográfico. Es posible percibir cómo todas las etapas de su vida impregnan el trabajo, capas de vivencias palpitan en la tela y sólo quien se adentre en su mundología, podrá abarcar la experiencia unívoca de ser hombre, artista y obra.

Un presente en su estado más puro, un dictado del cosmos sin injerencia invasiva de la razón, un acercamiento de lo lejano, y el hallazgo de una realidad no imaginable son planos que se generan en el universo de su pintura. La contundencia del color sostiene una atmósfera de misterio, donde la vibración tonal produce una melodía americana y celeste reveladora de sus recorridos y, sin duda, de su verdad interior. Rex González, Rodolfo Kusch y Carlos Castaneda han sido pilares de sus visiones y de la fe en la memoria de la tierra sagrada. La investigación y el estudio de los textos de estos autores se manifiestan y constituyen un rasgo altamente notorio en la composición de las piezas.

Es interesante señalar que en la producción de obras de López Cullari se advierten distintas etapas, existen series colmadas de elementos que estructuran su poder en la solidez de las figuras y en la fuerza de atracción que las mantiene unidas; alimentan la composición, el ritmo y la frecuencia, sostenidas en poderosos fondos de color. Pero existen otras series donde la voluntad de despojarse da espacio a pinturas que transmiten intensos y penetrantes silencios, producto de una alquimia de aprendizajes que da paso a un amanecer de conciencia. La mirada, que desde su intimidad sucede en obra, pareciera ser transmutación de experiencias que hallan soporte y vibran activamente desde el mismo.

Creador de una ciencia espiritual ‒«matemática del alma», como él la define‒, abre a los espectadores la extraordinaria ocasión de participar de las formas de la integridad, en una ceremonia ofrecida a la esencia y a la pureza. Los distintos géneros en los que este gran artista plasma su voz, pintura, dibujo y objetos, surgen de una energía canalizada con impecabilidad y son el paso sin tiempo que puede quebrar el horizonte de la humana percepción aplacada.

Obra tan sólida como sugerente palpita en el universo de este artista, como un portal al ahora. Sólo hará falta traspasar el umbral, dar un paso, y entrar en lugar de salir.

galeria 4 guardian de la eternidad