Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Gran Otro | Domingo 22 de Octubre de 2017

Arriba

Top

No Comments

«Yo solo creería en un Dios que supiera bailar»

«Yo solo creería en un Dios que supiera bailar»

Entrevista a Elsa María

Por Margarita Gómez Carrasco

Nietzsche – uno de los filósofos más grandes de la historia-, decía: Yo solo creería en un Dios que supiera bailar. Tomando este pensamiento y, en la búsqueda de diferentes expresiones artísticas con el cuerpo, encontramos el tango con más de cien años de existencia, en el año 2009 la UNESCO lo declaró patrimonio de la humanidad. Escritores como Borges y Sábato lo incluyeron en cuentos y poesías. Sobre este sentimiento que se baila, El Gran Otro entrevistó a Elsa María Borquez de Mayoral – destacada bailarina y coreógrafa reconocida mundialmente.
Elsa María nos recibió en su Academia de tango ubicada sobre Avenida Callao al 1000. Cuando aparece, nadie puede poner en duda que es una bailarina, su andar -de paso firme y alado- lleva una característica inconfundible, tiene la exótica mezcla pasional y etérea del danzarín.

Cuando empezaste a bailar tango?

Hace más de 45 años que empezamos con mi marido, de ahí se nos ocurrió hacer el Museo del Tango, pues pasaron muchas personalidades nacionales e internacionales por nuestros brazos.
Contamos como se llama el reciente libro que publicaste
Se titula Paso por Paso Tango Saludable surgió -al regresar al país luego de una gira internacional-, de la invitación a una cena de Año Nuevo a la cual también fue el Dr. Rene Favaloro, durante la charla, le pregunté que le parecía el tango para pacientes en rehabilitación, en ese mismo momento me dijo que hablara con el Dr. Peiró quien me proporcionó los archivos que tenía más la colaboración de 10 especialistas de distintos campos, desde entonces, Oncólogos, psicólogos, cardiólogos, neurólogos, etc comenzaron a recomendar los beneficios de la danza. El libro es institucional, está traducido al inglés y chino se vende muy bien, el editor del libro es alumno mío.
En breve, con mi marido Mayoral sacaremos el 2° libro y lo presentaremos en la Feria del Libro, también está traducido al inglés y chino.

Cuando conociste a tu marido?

Nos conocimos cuando era Profesora Nacional de Danzas Clásicas y estaba trabajando en las noches de ballet del Teatro Astral con Mariano Mores, ambos coincidimos en un café que se llamaba Ondine (creo que ya no existe) yo estaba con mi madre y varias compañeras, vestidas todas de ballet, era el entreacto, él se para junto a nuestra mesa y dice estar buscando bailarinas para tango, en el ínterin voy al baño y mi madre le dice que yo bailaba tango, cuando vuelvo y me cuentan, le pregunté de donde había sacado eso, ¡ no tenía ni idea sobre bailar tango¡. Cuando volví a los pocos días a cobrar, encuentro a Mayoral detrás mío midiéndose, él es más bajo que yo, entonces me dice que lástima estoy buscando compañera, entonces me dio el dato de que Juan Falsone buscaba bailarinas, como Juan era muy alto, no tuve problemas, previa prueba me contrató, yo era muy buena bailarina y él pudo comprobarlo. En ese momento, también había empezado con Alfredo Allaria – maravilloso bailarín y coreógrafo – los ensayos para presentarnos en el Opera de París, pero a raíz de un problema grave que tubo Allaria, no se pudo seguir y decidí quedarme con Falsone, luego apareció nuevamente Mayoral y me propuso bailar con él y debutamos en el teatro Alvear con Mariano Mores y sus 40 músicos, Violeta Rivas, Nestor Fabián, los Mac Ke Mac’s, fue en el Palacio Peñarol en una fiesta patria, recuerdo que no teníamos ropa y teníamos una sola coreografía: Taquito militar al final del espectáculo. Entonces tuvimos que alquilar trajes de 1900, ropa de época, fue maravilloso. Al mes fuimos de gira a Perú, después en barco a Uruguay, en esa época tenía otro novio, pero ya sentía algo por Mayoral. Luego nos proponen otra gira, esta vez por Chile por un mes, a mis padres no les gustaba mucho, pero en ese año creamos el Instrumental Ballet, fue espectacular pues todos tocábamos, cantábamos y bailábamos, hoy sería un éxito. No fue fácil, hubo que enseñarle a bailar a los músicos, así fue como ganamos el Gran SADAIC. Ya para esa época, Mayoral y yo ya éramos pareja, a partir de ese momento empezamos una gira impresionante de un año de duración por Chile, Bolivia, Perú, México, fue en este último país donde nos casamos, siendo nuestros testigos todo el ballet, si no lo hacíamos, ¡nuestros padres nos mataban¡, hoy no habría ningún drama con esto pero en esa época era lo que correspondía.

¡Que vida intensa¡

Tuve una vida de película, nunca pensé que iba a ser así. En el año 1987, a los 42 años tuve a mi hijo, volvíamos con Tango Argentino desde Canadá y al mismo avión subió Leo Dan, todos sabemos que es medio mano santa y se sienta junto a nosotros, empezamos a charlar y Raúl Lavie, que era parte del show, le pregunta por una dolencia que tenía en un ojo, estábamos todos festejando porque después de mucho tiempo regresábamos al país para las fiestas de fin de año, tomábamos whisky, champagne … entonces le pregunto a Leo Dan: ¿por qué no quedaba embarazada? él me mira la panza y me dice, vos ya estás embarazada y es de un varón. Cuando llegamos hicimos el test y efectivamente, estaba embarazada. Al mes siguiente viajamos a Holanda y bailé hasta los 7 meses.

¿Bailaste alguna vez con algún presidente?

Si, una vez el presidente Menem nos invita a bailar en un acto en la rural, a todo el equipo del ballet de Tango Argentino cuando vino el presidente Clinton con su mujer, mi cuadro duraba 15 minutos, ahí fue que invité a bailar a Clinton, el presidente se paró como un resorte y lo tuve durante 45 minutos en mis brazos, le encantó, los custodios le decían que se tenían que ir porque tenía que respetar los horarios del protocolo, pero Clinton seguía feliz bailando y miraba a Menem como pidiendo permiso y éste le decía que siguiera. Aprendió muy bien y me contaba que la hija estaba haciendo un estudio sobre el tango en la universidad. Le mandé varios libros y me envió una carta espectacular de agradecimiento diciendo que lo que más le gustó de Argentina fue Bariloche y aprender a bailar el tango. En cambio Hillary no quiso bailar, pero sí se sacó la foto en pose de tango.

Cual es tu propósito con Tango saludable?

Lo que me encantaría es que el Tango saludable tuviera cursos en la universidad, no sólo como prevención y rehabilitación, sino también como fuente de trabajo. Junto al Dr. Favaloro fuimos los ideólogos de este proyecto. Con 18 cardiólogos hicimos 2 años de estudios con pacientes y nos fue muy bien, luego El dr. Cormillot tomó un poco la posta ya que él también baila tango.

¿Donde se promueve Tango saludable?

Me gustaría implementarlo en los institutos de rehabilitación, para que cuando el paciente salga, pueda ir a una milonga e indirectamente seguir con el tratamiento haciendo algo que le gusta, ojo también como prevención. En Canadá se está haciendo tangoterapia para pacientes cardiológicos, traumatológicos, psicológicos, etc. Y está bien porque en pacientes con ACV, nada más se puede hacer con aparatos, se necesita algo que lo incentive, lo divierta, lo haga sentir bien.

Como nace la Academia de Tango?

Cuando regresamos en el 2001 – luego del gran éxito a nivel mundial con Tango Argentino- mi hijo me dice que no quiere volver a las giras, que sus amigos, parientes estaban aquí entonces decidimos quedarnos en el país, pero ¿que hacíamos? Mi marido quería seguir con la producción de espectáculos y yo le dije: quiero enseñar a bailar tango. Así fue que empezamos a buscar por todos los barrios un lugar donde poder hacer las dos cosas y, luego de muchas vueltas, lo encontramos en Callao y Sta. Fe, vimos un cartelito que decía «Se Vende», llamamos y nos dijeron que lo habían sacado de la venta, pero como mi marido es muy testarudo y buen negociante, al final hicimos negocio.
Fue terrible como se encontraba el lugar, estaba muy deteriorado, de hecho todo el piso que era roble de Eslavonia hubo que levantarlo, numerarlo y luego de un proceso a la madera, se lo colocó nuevamente, las molduras pudieron restaurarlas para poder continuar con el estilo, pusimos unas estatuas con formas de angelitos y espejos biselados, todo dentro del estilo y así quedó este maravilloso salón de baile.
Así empezamos, pusimos un cartel y no encontramos con una Argentina que estaba viviendo un problema socio-económico muy duro y, cuando la gente entraba preguntando cuanto costaba la clase, no sabíamos que contestar, pues todos los días había aumento de todo y nosotros teníamos que pagar la hipoteca y el puchero… (risas)
¡Nos costó horrores pagar la hipoteca ¡ pero esta ubicada en Callao y Santa Fe, una zona que cotiza. También aquí tenemos la Vereda del Tango, sólo hay cuatro veredas turísticas.

¿Proyectos?

Ahora tengo una propuesta para enseñar al personal jerárquico del Banco Ciudad.
Hace un mes fui invitada al Rotary Club a dar una charla, había 32 personas, muchos de ellos extranjeros y me pidieron clases para matrimonios, también había entre ellos varios chinos, con los cuales tengo muy buena relación por haber llevado varios espectáculos a su país, este momento estoy un poco atrasada con otros proyectos pues mi marido el año pasado tuvo un ACV y él es el motor de los negocios, yo me dediqué mucho a acompañarlo, por suerte ahora está muy recuperado, pero el año pasado fue el peor de nuestra vida.
Ahora tenemos la alegría que el 1 de Mayo se lanza nuestro libro en la Feria del Libro, aunque ya se está vendiendo muy bien en el Ateneo. Alrededor de Junio tenemos programado inaugurar el Museo del Tango Argentino, luego tendremos que arreglar con la municipalidad para que puedan parar los micros turísticos en nuestra esquina para que los turistas puedan visitar nuestro museo.

Al atender el relato de Elsa María sobre su vida, la emoción de quien la escucha aparece indefectiblemente, porque ella tiene la gracia de desdramatizar momentos duros y el encanto unido a un ritmo contagioso cuando habla sobre sus proyectos. Son pocas las bailarinas atravesadas por el don de humildad, porque aunque ella no lo contó, cabe mencionar que en la década de los 80’ junto a su marido, fueron los artífices de hacer resurgir el tango a nivel mundial, hicieron 4 temporadas en Broadway con los espectáculos Tango Argentino y Forever Tango. En el 2001 Elsa Maria fue una de las fundadoras de la Asociación de Maestros, Bailarines y Coreógrafos de Tango Argentino (AMBCTA) en el mismo año que inauguraron la Academia de Tango Mayoral y Elsa María. En 2002 la pareja elaboró un DVD titulado Paso por paso el tango. En 2003 ambos fueron declarados «Ciudadanos Ilustres de la Ciudad de Buenos Aires» por la Legislatura de la Ciudad. En 2006 actúan en la película El hombre que baila sobre la vida de Mayoral, dirigida por Sergio Aisenstein. En 2010 presentaron el show Una magistral clase de tango…que es todo un show.
Si lugar a dudas Elsa Maria y Héctor Mayoral son una de las parejas más creativas en el mundo del tango, ellos saben que el tango es vida, como también que no hay paz sin verdad, ni amor sin nobleza.